Elegir cortinas de cocina, o estores o cualquier otra alternativa de decoración para la ventana o ventanas de la cocina, requiere tener en cuenta ciertos aspectos sobre los que vamos a llamar tu atención en este post.

La cocina es el centro neurálgico de casi todas las casas

En la mayoría de las casas, la cocina se usa mucho (excepto los singles que sólo la pisan para sacar bebidas del frigorífico…). Además, en ella se generan constantemente grasa, olores, humos y vapor, por lo que el material que elijamos para vestir sus ventanas debe ser de muy fácil limpieza y el sistema de confección y accionamiento del mismo debe permitir una apertura cómoda y frecuente de las hojas de la ventana, puesto que habrá necesidad de ventilar con asiduidad.

En este sentido, visillos y estores realizados en tejidos resistentes y lavables, son una muy buena opción para las cocinas de mucho uso y en cambio, bajo nuestro punto de vista, debemos reservar persianas venecianas o estores enrollables en tejido screen para cocinas de menos uso.

  • Las lamas de las persianas venecianas, si bien son idóneas para controlar la luz, son muy entretenidas de limpiar en la cocina, donde no bastará con quitarles el polvo con un plumero, sino que habrá que lavarlas para desprenderles la grasa depositada en ellas.
  • El tejido screen, si bien es muy resistente y duradero, y está tratado para repeler el polvo y limpiarse con un paño húmedo, no se puede lavar por completo, por lo que si te gustan los lavados por inmersión para eliminar cualquier rastro de olor, puede que no sea la opción que más te convenza.

La dichosa puerta del tendedero

En muchas de las cocinas actuales la cocina tiene salida directa a un tendedero, que suele ser un pequeño recinto en el que además de la ropa tendida tenemos la caldera, el escobero, y un montón de cachivaches que nos interesa ocultar de la vista. Si tenemos suerte, habrá alguna otra ventana, y si no, ésta será la única ventana de la cocina.

Cocina con puerta de tendedero

Si la puerta del tendedero se abre hacia la cocina, lo más cómodo será buscar una solución que quede encastrada en la parte de cristal de la hoja, para que no haya que estar subiéndola o corriéndola cada vez que queremos abrir esa puerta. Dos buenas opciones pueden ser un visillo con gusanillo arriba y abajo, para que quede fruncido a la vez que tensado, o un estor con guías deslizantes laterales, para que sea fácilmente accionable pero quede tenso. Para ayudarte a pensar en todo esto, quizás te resulte de utilidad leer nuestro post “Cómo elegir cortinas para la casa”.

Si hay otra ventana en la cocina, lógicamente las telas de los dos huecos, puerta de tendedero y ventana, deberán estar coordinadas, pero no habrá ningún problema estético en combinar dos modalidades de confección distintas, cada una adaptada a la funcionalidad del hueco en cuestión.

Si no hay ninguna ventana adicional, lo que tenemos que pensar es en la cantidad de luz que entra a través del tendedero. Si es un tendedero con lamas de aluminio orientadas a impedir la visión desde el exterior, probablemente entre muy poca luz natural, por lo que tenemos que asumir que siempre necesitaremos luz artificial al estar en la cocina, y por tanto, al elegir la tela no nos tendremos que preocupar por el paso de luz y sí porque queden ocultos todos los elementos almacenados o ropa tendida en el tendedero. Si por el contrario, las lamas del tendedero son de vidrio esmirilado o siendo de aluminio están orientadas de forma que permiten el paso de la luz, habrá que buscar una tela que permita aprovechar la luz natural y en ese caso, tendremos que buscar la forma de tener lo más ordenado posible el contenido del tendedero, para evitar una visión antiestética.

Conclusión

A la hora de elegir la solución para vestir los huecos de ventana de la cocina debes tener en cuenta la frecuencia de uso de tu cocina. Si la utilizas bastante, te facilitará la vida decantarte por una opción que permita la apertura de las ventanas con comodidad (son ventanas que se abren mucho para ventilar) y confeccionada en una tela de lavado fácil (necesitarás con frecuencia no sólo eliminar manchas sino también olores), por lo que visillos o estores confeccionados con telas lavables en casa serán preferibles a persianas venecianas, estores screen, cortinas verticales, o telas que requieran limpieza en seco.

Además, tendrás que valorar las fuentes de iluminación natural de tu cocina, si es que las hay, y la necesidad, en su caso, de ocultar los cachivaches que guardas en el tendedero.

Pero no te desanimes, que a pesar de todos estos condicionantes, siempre podrás encontrar una solución que aporte a tu cocina ese toque de calidez que estás buscando, sin perder un ápice de comodidad. Es cuestión de que no te precipites al elegir, y que tengas en cuenta las pautas que te hemos dado.

Confiamos en que este post te haya resultado útil y te estaremos muy agradecidos si lo compartes y si nos haces llegar tus comentarios con cualquier duda o tema que sea de tu interés.

Anita Diminuta

Anita Diminuta es la creadora del blog de "entrecolores", donde comparte sus experiencias en el campo de la decoración, con el objetivo de aportar ideas prácticas y efectivas a todas las personas que le dan valor a rodearse de espacios agradables y funcionales.
Anita Diminuta