¿Has vivido o visitado alguna vez una casa con las ventanas desnudas?

Si has respondido afirmativamente a esta pregunta, estarás de acuerdo en que vestir las ventanas en una casa es como darle un toque de sal a una comida sosa, ¡lo cambia todo…!. De hecho, psicológicamente, tener vestidas las ventanas da mucha paz y seguridad. Por una parte, es el factor que hace que la decoración de un espacio parezca “completa” o “acabada” y por otra, nos aporta el sentimiento de intimidad y privacidad que todos necesitamos en nuestro hogar o en nuestro entorno de trabajo.

¿Cuáles son las tendencias actuales para vestir las ventanas?

Las opciones para la decoración de ventanas han crecido exponencialmente en los últimos años, y han evolucionado considerablemente en cuanto a sus aplicaciones prácticas.

Tejidos técnicos que sólo se utilizaban en entornos como oficinas, hoteles, hospitales, y locales comerciales, se han empezado también a utilizar para uso doméstico. Lo mismo ha ocurrido con soluciones muy funcionales pero “aburridas” estéticamente, como los estores enrollables, las persianas venecianas y las cortinas verticales. El cambio en los gustos estéticos de los clientes, que valoran la simplicidad por encima de la calidez, la textura, o la caída de los tejidos, y la indiscutible funcionalidad tanto de estores enrollables como de persianas venecianas o cortinas verticales (al permitir un excelente control de la luz y de la visibilidad), han hecho que poco a poco estas nuevas soluciones vayan desplazando a los visillos o las cortinas tradicionales en nuestros hogares. No obstante lo anterior, es innegable que desde un punto de vista decorativo las telas tradicionales reúnen unos valores difícilmente igualables por las soluciones más funcionales, que por lo general resultan mucho más frías y rígidas.

La funcionalidad es lo más importante, pero no lo es todo

Si bien es cierto que en los últimos años se ha ampliado muchísimo la gama de tejidos disponibles para la confección de estores enrollables, o cortinas verticales, o la gama de colores de las persianas venecianas, con lo que se está paliando en gran medida esa “frialdad” o “monotonía” de la que antes hablábamos, también es cierto que con carácter general no se está aprovechando el potencial de combinar estas opciones con cortinas o caídas que aporten un toque extra de plasticidad y calidez, consiguiendo resultados muy efectivos tanto desde el punto de vista estético como del funcional.

La funcionalidad es lo más importante, pero no lo es todo

En este post incorporamos alguna imagen con la que puedes comprobar qué bien funcionan las mezclas y te animamos a que te plantees combinaciones inusuales. Ponte en manos de expertos para contrastar tus ideas y valorar sus pros y sus contras, pero no renuncies a explorar más posibilidades que las que estamos acostumbrados ver. Por supuesto, no olvides tener en cuenta los condicionantes físicos de tus ventanas. Para ello, te puede resultar de ayuda leer nuestro post “Cómo elegir cortinas para la casa.

Decide con la cabeza y con el corazón.

Tus ventanas hablan de ti, y reflejan tu personalidad, y es importante que te encuentres totalmente a gusto con la solución final. Tómate tu tiempo, infórmate, y ve y toca diferentes tejidos. Disfrutarás no sólo del resultado final, sino de todo el proceso de toma de decisión.

En “entrecolores” estaremos encantados de recibirte en nuestro establecimiento de Pº de la Chopera 190 de Alcobendas, asesorarte y enseñarte físicamente todas las soluciones a tu disposición. Confiamos en que este post te haya resultado útil y te estaremos muy agradecidos si nos haces llegar tus comentarios con cualquier duda o tema que sea de tu interés y si compartes en RRSS.

Anita Diminuta

Anita Diminuta

Anita Diminuta es la creadora del blog de "entrecolores", donde comparte sus experiencias en el campo de la decoración, con el objetivo de aportar ideas prácticas y efectivas a todas las personas que le dan valor a rodearse de espacios agradables y funcionales.
Anita Diminuta