Entradas

COCINAS ABIERTAS AL SALÓN: ¿ALGO MÁS QUE UNA MODA?

Es un hecho que las cocinas abiertas al salón cada vez son más utilizadas. Si bien podemos pensar que esto es consecuencia de la necesidad de optimizar el espacio o la luz natural, en pisos nuevos de superficie reducida o en pisos antiguos reformados, con pocos ventanales, lo cierto es que las cocinas abiertas van ligadas a un nuevo estilo de vida y ya se utilizan incluso cuando la superficie disponible es amplia, simplemente por comodidad. Por eso, yo creo que las cocinas abiertas al salón han venido para quedarse y son algo más que una moda pasajera, tal y como te explicaré en este artículo.

¿Te apetecería a ti tener una cocina abierta o integrada en tu salón?. Si es así, espero que los consejos que te doy a continuación te ayuden a visualizar el tipo de cocina que mejor se adapta a tu casa y empieces a pensar seriamente en el tipo de reforma que tienes que llevar a cabo para hacer tu sueño realidad.

 

Una cocina abierta al salón es una cocina para socializar

Como te decía al principio de este artículo, en mi opinión la verdadera razón que justifica la proliferación de las cocinas abiertas al salón es el cambio de estilo de vida de la sociedad moderna.

Por una parte, el tamaño de las familias se ha reducido mucho, siendo cada vez más numerosos las familias monoparentales o los singles que viven solos, por lo que ahora se cocina para muchas menos personas que años atrás.

Por otra parte, la escasez del tiempo disponible nos lleva a que cada vez tendamos más a simplificar la elaboración de nuestras comidas y/o a comer fuera de casa, con lo que la mayoría de las familias no requieren tanto espacio de almacenaje en sus cocinas.

Y para terminar, la cocina se está convirtiendo en una actividad de ocio, ya que al no preparar necesariamente todas las comidas en casa, sino esporádicamente, cocinar ya no se ve como una actividad obligatoria. Por eso, cuando decidimos cocinar, lo disfrutamos, e incluso en muchos casos lo compartimos con amigos o familiares. Y es aquí, donde las cocinas integradas en el salón, al estilo de las family rooms americanas, despliegan todo su encanto, puesto que permiten que la persona o personas que estén cocinando compartan conversación con el resto de personas que están en el salón.

 

Tres ambientes que delimitar y que integrar: cocina, comedor y salón

El reto de los espacios multifuncionales, es encontrar una distribución y una decoración que encuentre el equilibrio entre delimitar sus diferentes usos, en este caso cocina, comedor y salón, y a la vez consiga una transición ordenada y armoniosa entre los mismos, de forma que el espacio único resultante tenga una personalidad unitaria.

Un ejemplo muy claro de este equilibrio entre delimitación e integración de espacios, es el que te muestro en la siguiente fotografía. Si bien posteriormente profundizaré en muchos de los aspectos que se ponen de manifiesto en este espacio integrado, merece la pena que analicemos las claves de un resultado tan conseguido:

 

Cocina comedor y salón en un único espacio

 

  • El uso de un pavimento continuo, y de una gama cromática uniforme, blancos y grises con pinceladas de azul, integra visualmente los espacios.
  • Sin embargo, en la zona de cocina se han utilizado dos recursos muy efectivos para conseguir su delimitación. Por una parte, se ha utilizado un falso techo más bajo que el del resto del salón y comedor, y además se ha pintado en azul. Por otra parte, se ha creado una falsa viga adosada al pilar existente, que crea un dintel de entrada a la zona de cocina desde la de comedor, y que sirve para enmarcar el falso techo.
  • La cocina, está abierta tanto a la zona de salón, como a la zona de comedor. Se comunica con la zona de salón a través del lineal de mobiliario bajo en el que se haya encastrado el fregadero y se comunica con la zona de comedor a través del dintel abierto al que aludía anteriormente.
  • Las lámparas colgantes sobre el lineal de mobiliario bajo, a la vez que contribuyen visualmente a la delimitación de los espacios, consiguen una transición muy armoniosa entre el salón y la cocina debido a su cálida luz y a su estética. Por otro lado, parte del mobiliario de almacenaje de la cocina se prolonga en la zona de comedor, actuando como muebles vajilleros y de apoyo, lo que resulta estética y funcionalmente muy acertado.

¿Cocinas abiertas al salón o semi-abiertas?

Lógicamente, el grado de apertura o de integración de las cocinas en el resto del espacio, no es siempre el mismo, dependiendo sobre todo de la configuración física del espacio.

Así, podemos encontrar cocinas totalmente abiertas, o cocinas semi-abiertas, siendo estas últimas las que se encuentran en algún remetido del espacio, y quedan conectadas con el resto de la superficie sólo por un lateral.

Para entender estas diferencias, te propongo que analicemos conjuntamente las dos siguientes fotografías:

 

 

Cocina retro totalmente integrada en el salónEsta cocina está totalmente integrada en el salón y sin embargo su mobiliario es claramente de cocina y muchos de los utensilios de cocina se hayan a la vista, a diferencia de lo que suele ser habitual en estos casos, utilizando muebles mucho más asépticos y con capacidad de almacenaje para ocultar vajilla y utensilios y transmitir orden.

A pesar de ello, el ambiente, de estética retro, está lleno de encanto y de energía, y parece invitar a compartir la actividad de cocinar. En mi opinión, son tres los elementos que consiguen este resultado: la personalidad de los electrodomésticos de acero inoxidable y grandes dimensiones (sobre todo del frigorífico y la campana extractora), el uso de la gran isla central como mesa de comedor, a la vez que se utiliza como espacio para almacenaje, y sobre todo, la presencia del ladrillo visto y de la baldosa hidráulica en las dos paredes en “L”  y en el suelo, que sirven de apoyo al mobiliario de la cocina.

 

Cocina blanca sin tiradores abierta al salón

 

Esta cocina es un ejemplo de cocina semi-abierta al salón, ya que sólo está conectada con éste por la vuelta de la encimera, que tiene anchura suficiente como para funcionar como mesa de comedor o al menos, mesa de desayunos. Llamo tu atención sobre el falso techo creado para empotrar los focos halógenos y delimitar el espacio, y sobre la pared de ladrillo, que ya “envuelve” a la mesa de desayunos y que se ha separado del resto de la pared de la cocina mediante un falso pilar que actúa como transición perfecta entre ambos tratamientos de la pared.

 

¿Cuál es el mejor tratamiento para el suelo y las paredes de las cocinas abiertas?

Lo esencial no es tanto mantener la uniformidad de los materiales utilizados, como garantizar una correcta armonización de los mismos, poniendo cuidado en la transición entre materiales distintos, tal y como se pone de manifiesto en la fotografía anterior.

En relación al suelo, una opción  muy extendida en la actualidad es utilizar el mismo tipo de pavimento en todas las zonas. Esto ya es posible no sólo con pavimentos de gres porcelánico, u hormigón pulido, sino también con suelos de madera tratados contra la humedad o suelos sintéticos laminados imitación de madera. En todo caso, siempre puedes utilizar, para obtener una protección extra en la zona de cocción o de fregadero, alfombrillas de cocina, ya sean textiles o vinílicas.

 

Cocina clásica abierta al salón

 

Si por el contrario, prefieres un suelo más resistente para la zona de cocina, una tendencia que gana enteros por momentos es delimitar dicha zona con baldosa hidráulica, consiguiendo la apariencia visual de una alfombra que combina perfectamente con el resto del pavimento, sin crear distorsiones, tal y como puedes apreciar en la siguiente fotografía.

 

Cocina retro abierta en Loft con baldosa hidráulica

 

En cuanto al tratamiento de las paredes, lo más frecuente suele ser utilizar un material distinto de la pintura en la zona de cocina, a diferencia del resto del salón comedor, pero o bien manteniendo la unidad cromática o buscando un claro contraste de texturas.

En este sentido, te animo a ver todas las fotografías de este artículo para que compruebes diferentes opciones (azulejos o baldosines, retorno frontal en la pared del mismo material de la encimera, pintura protegida por vidrio, ladrillo, planchas de acero inoxidable, etc.). En el caso de utilizar pintura, ésta debe ser pintura plástica, para que resista la humedad y pueda ser limpiada.

¿Cómo deben ser el mobiliario y los electrodomésticos en las cocinas abiertas?

La tendencia más extendida en la actualidad es utilizar muebles de cocina de líneas modernas, lacados en blanco o en colores claros y sin tiradores, de forma que se integren perfectamente con el resto del mobiliario del salón y aporten luminosidad.

No obstante lo anterior, hay cocinas que quedan estupendamente con mobiliario más clásico, incluso rústico, o con mobiliario de estética industrial en acero inoxidable, tal y como puedes comprobar en algunas de las fotografías de este artículo.

Como elemento de separación entre la cocina y el comedor, es muy frecuente utilizar una pequeña barra o una parte de la encimera e incluso, en el caso de disponer de más espacio, una mini-isla que lo mismo puede servir como espacio de trabajo y almacenaje que como mesa de comedor.

 

Cocina integrada en el salón con gran isla central de roble

 

En cuanto a los electrodomésticos, hay dos opciones básicamente: panelarlos y que queden integrados completamente con el mobiliario, como en la fotografía principal de este artículo, o mantenerlos a la vista, en cuyo caso es importante que tengan un diseño bonito, normalmente en acero inoxidable.

De cualquier forma, es esencial invertir en buenos electrodomésticos que funcionen silenciosamente, y en el caso de la campana extractora, que además sea lo suficientemente potente para minimizar olores y humo.

La guinda final: Decoración e iluminación de las cocinas abiertas

Un hecho irrefutable es que las cocinas integradas en el salón tienen más visibilidad pública que las cocinas tradicionales, por lo que es importante mantenerlas lo más ordenadas posibles y que los pequeños electrodomésticos o utensilios que se mantengan a la vista, sean objetos de una estética cuidada.

Además, al estar integradas en el salón, admiten una mayor variedad de recursos decorativos, como jarrones, cuadros, fotografías, fotomurales, libros, etc., convirtiéndose en una prolongación de éste.

En cuanto a la iluminación, al margen de utilizar una iluminación general a base de halógenos o focos downligths empotrados en el falso techo, yo considero esencial utilizar lámparas colgantes de luz más cálida y estética depurada, que son ideales para conseguir a la vez una delimitación visual de los espacios y una transición natural entre los mismos.

 

Cocina negra brillo con fotomural urbano nocturno

 

Espero que este post te ayude a decidir si disponer de una cocina abierta al salón es una buena opción para ti o no. De cualquier forma, si haces caso a lo que decía Bernard Shaw, que “No hay amor más sincero que el amor a la comida”, estarás de acuerdo en la importancia que esta zona tiene dentro de tu hogar.

Si te animas a pasar a la acción, y reformar la cocina, estaremos encantados de recibirte en nuestra tienda-estudio de entrecolores, en el Pº de la Chopera 190 de Alcobendas, o que nos contactes por teléfono o correo. Te podemos dar un montón de ideas y facilitarte un presupuesto.

¿Crees que las cocinas abiertas al salón son algo más que una moda?. Si la respuesta es positiva y te ha gustado mi explicación, por favor comparte este post en tus redes sociales favoritas. Gracias!!!

SUELOS FLOTANTES (II): ¿QUIÉN DICE QUE ESTOS SUELOS LAMINADOS NO SON NATURALES?

Los suelos laminados cada vez presentan mayor variedad de diseños y acabados más realistas, por lo que están resultando serios competidores de las tarimas flotantes con acabado natural, con las ventajas de un coste más asequible y mayor resistencia, lo cual puede ser muy interesante en estancias con mucho tránsito, o frecuentadas por niños o animales.

En este post te voy a hablar de las principales características de los suelos laminados sintéticos, remitiéndote a un post anterior de esta serie, dedicada a los suelos flotantes en general, para que averigües los detalles a tener en cuenta para una correcta instalación.

Sin duda instalar un suelo laminado es una de las reformas más rápidas (un día o día y medio para un piso de tres dormitorios), más baratas y que más pueden cambiar el aspecto de tu casa o local comercial.

 

¿En qué consisten realmente los suelos laminados sintéticos?

Los suelos laminados se llaman así porque se componen de varias láminas o capas. Repasando la funcionalidad de estas capas de abajo a arriba, es decir, desde lo que no se ve a lo que sí vemos, nos encontramos con las siguientes:

  1. La capa base o equilibrante: es una capa de refuerzo resistente a la humedad que garantiza que el suelo no se abombe.
  2. La capa núcleo o de fibra de alta densidad: está compuesta de fibras de madera refinadas y de resina de melamina de alta calidad, consiguiendo un material homogéneo, duradero, estable y resistente a la humedad.
  3. La capa de diseño o decorativa: realmente es una impresión, mediante técnicas muy sofisticadas, de una fotografía de alta resolución de cerámicas, piedras o madera reales, con un acabado en resina de melanina.
  4. La capa superior protectora: es una capa transparente que protege el suelo de los impactos, arañazos, manchas e incluso el desgaste. En realidad no es una única capa sino una agrupación de varias capas de melanina prensadas con alta presión y temperaturas, que se terminan con una textura de grabado en relieve acorde con el diseño elegido, para dar mayor realismo al aspecto final. Si la textura del grabado coincide exactamente con los nudos y vetas del diseño, se dice que es un laminado sincronizado, y el precio es superior a cuando el relieve, aunque exista, no está perfectamente relacionado con los matices del diseño.

 

Instalación de suelo laminado de lama ancha

De la descripción que te acabo de hacer respecto a la composición de los suelos laminados, se derivan dos de sus principales diferencias con las tarimas flotantes con acabado de madera natural:

Existe más variedad de diseños en los suelos laminados que en las tarimas flotantes, porque su capa decorativa, admite infinitas variantes tanto de materiales como de colores, en función de las fotografías utilizadas.

Al tratarse de suelos sintéticos, no se pueden lijar y barnizar, mientras que la tarima flotante, que está acabada en una capa de madera natural, sí.

El formato estándar de los suelos laminados es de 20 cms x 120 cms, si bien cada día hay mayor variedad de formatos, entre los que destacamos las lamas de gran formato, que llegan a longitudes de 200 cms, o el formato en losetas.

 

¿Todos los suelos laminados son igual de resistentes?

No, de hecho uno de los principales aspectos en los que debes fijarte a la hora de decidir el suelo laminado que te interesa es su dureza, o resistencia frente al desgaste.  Lógicamente a mayor dureza, mayor precio, por lo que debes asegurarte de estar eligiendo un suelo de la dureza idónea para el uso que le quieres dar, y de estar comparando presupuestos homogéneos.

 

La dureza se mide realizando un test de abrasión por el que se somete al suelo a una serie de frotados sucesivos utilizando un rodillo provisto de lija, hasta que la capa decorativa pierde su apariencia original. Para clasificar la dureza de los suelos se utiliza el código AC+Dígito, oscilando el dígito entre el 1, para los menos resistentes y el 6, para los más resistentes.

Suelo laminado Meister para cocina

 

Te recomiendo que por muy baratos que sean no te plantees instalar suelos de dureza inferior a la AC3, ya que de otra forma  no te garantizarás una resistencia adecuada. Centrándonos por tanto, en los suelos de más utilizados, debes saber que:

  • Los suelos AC3 son los que resisten más de 2.500 vueltas en el test de abrasión y menos de 4.000, y están indicados para uso doméstico normal.
  • Los suelos AC4 son los que resisten más de 4.000 vueltas en el test de abrasión y menos de 6.500, y están indicados para uso elevado, tanto en viviendas como en locales comerciales.
  • Los suelos AC5 son los que resisten más de 6.500 vueltas en el test de abrasión y menos de 8.500 (que es el límite reservado para los AC6). Están indicados para uso intensivo en bares y locales comerciales.

Cuando compares dos suelos de una misma categoría, por ejemplo AC4, fíjate también en el número de vueltas que resisten, porque como te he explicado, a mayor número de vueltas, mayor calidad del suelo, aun dentro de la misma categoría.

La mayoría de las marcas garantizan sus suelos laminados por una serie de años. Por ejemplo, Quick-Step, que es una de las que distribuimos en entrecolores, da garantía de hasta 25 años.

¿Qué limpieza y mantenimiento requiere un suelo laminado?

 

Tarima flotante sintética oscuraLos suelos laminados son muy resistentes a los impactos y arañazos y prácticamente resultan inalterables a la luz con el paso del tiempo. Por tanto, los cuidados que requieren son muy básicos.

En todo caso, para evitar los arañazos, es conveniente que protejas las patas de tus sillas y resto de mobiliario que sea susceptible de ser arrastrado, con discos de fieltro.

Especial cuidado debes poner en el caso de sillas de oficina con ruedecillas giratorias deslizables, asegurándote de que éstas dispongan de una capa de goma o simplemente instalando alguna superficie vinílica de protección, a modo de alfombra, en la zona de rodadura. Una buena solución para estas zonas puede ser una alfombra vinílica que cubra parcialmente el suelo.

 

Barre o aspira periódicamente el suelo para mantenerlo libre de polvo, migas y otros restos, utilizando escoba, mopa o aspiradora. Por último, cuando necesites quitar alguna mancha concreta, utiliza un paño humedecido y escurrido y si no es suficiente, un jabón neutro. Evita limpiadores con cera, aceite, disolventes o lejía, ya que no aportarán nada a la limpieza y en cambio pueden formar una película superficial que actúe atrayendo la suciedad.

 

Espero que este post te haya dado una idea clara sobre los suelos laminados sintéticos. Si te ha gustado cómo te lo he explicado, y te interesa pedir presupuesto para cambiar tu suelo, contacta con entrecolores. 

¡Gracias!

¿POR QUÉ MERECE LA PENA ACUCHILLAR Y BARNIZAR PARQUET O TARIMA?

Las operaciones de acuchillado y barnizado de suelos de madera permiten devolver a los mismos una apariencia impecable y restablecer todos los valores de la madera natural. Además, ahora está de plena de moda, como podrás comprobar en muchas revistas de decoración, recuperar la apariencia vintage de suelos antiguos con una colocación de las tablillas totalmente diferente a la actual. Para más ventajas, lijar y barnizar parquet o tarima es muy barato comparado con la sustitución completa del parquet o la tarima.

 

¿Tengo que dejar mi casa vacía para acuchillar y barnizar el suelo?

Tarima Flotante

Para poder hacer el trabajo, lo mejor es que las estancias a barnizar estén vacías de mobiliario. Para ello se suelen concentrar los muebles en la cocina, baños, terrazas, etc. No obstante, si no es posible trasladar todos los muebles a las habitaciones que no tienen pavimento de madera, se hace el trabajo de dos veces, desplazando los muebles primero a una parte y luego a la otra. Esto, lógicamente, duplica el tiempo de ejecución, pero hace posible acuchillar y barnizar el suelo sin tener que dejar vacía la casa.

 

La mayoría de empresas especializadas en este tipo de trabajos, como es nuestro caso, ofrecemos al cliente la posibilidad de mover y concentrar los muebles en las zonas previstas al efecto, y, si lo desea el cliente, volverlos a colocar posteriormente en su lugar correspondiente. Lógicamente, este trabajo, que también es realizado por los mismos operarios que lijan y barnizan, que están muy acostumbrados a ello, incrementa el presupuesto.

En este sentido, es muy recomendable, especialmente si vas a pedir presupuestos alternativos, que quede claramente definido el trabajo comprendido dentro del presupuesto (si incluye o no el desplazamiento y colocación de muebles) y si el trabajo se puede realizar en una sola fase o en dos. Así, estará todo claro desde el principio, y dispondrás de toda la información necesaria para tomar una decisión acertada.

 

¿Cuánto tiempo se tarda para el lijado y barnizado de un piso?

Lógicamente, el tiempo depende del tamaño, pero para un piso de tres habitaciones se tarda unos tres días y hay que dejar un mínimo de 24 horas de secado antes de poder entrar. Si el trabajo se divide en dos fases, como hemos explicado anteriormente, el tiempo se duplica.

 

¿Se cobra por metros cuadrados de lijado y barnizado?

Sí, se cobra por la superficie a lijar y barnizar, si bien se establece un mínimo que suele ser el equivalente a 25 m2, y en caso de tener que hacer el trabajo de dos veces, el equivalente a 50 m2.

 

¿Se levanta mucho polvo con el lijado de suelo de madera?

Para el trabajo de lijado se utilizan dos tipos de máquina: una lijadora de banda para las zonas anchas y una lijadora radial para las orillas y esquinas donde no se puede utilizar la de banda, por su mayor tamaño. Actualmente todas las máquinas llevan incorporado un aspirador, por lo que, a diferencia de las máquinas antiguas, levantan muy poco polvo.

En cualquier caso, antes de barnizar se debe pasar la lijadora tres veces, con lijas distintas, de más gruesa a más fina, para que el resultado final sea el adecuado.

 

¿Cuántas veces se puede lijar un suelo de madera?

Acuchillar parquet Madrid

Un suelo de madera, ya sea parquet o tarima, se puede lijar siempre que no haya sido previamente lijado tantas veces que el grosor restante de madera sea insuficiente para aguantar un nuevo lijado. Normalmente, para una tablilla de 25 x 5 x 1, se puede acuchillar el parquet cuatro o cinco veces, salvo que alguno de los lijados haya sido especialmente profundo.

 

Hay veces que el lijado tiene que ser profundo para hacer desaparecer manchas que hayan penetrado en la madera por no contar ésta con la protección adecuada de barniz. Por eso, es muy importante que el barnizado del suelo sea adecuado, ya que a su función estética añade su función protectora de la madera.

La tarima flotante de madera también se puede lijar y barnizar, pero con un lijado más fino, ya que dispone de menos profundidad de madera. Por último, el suelo laminado no se puede lijar, ya que a pesar de su apariencia, que puede llegar a ser muy realista, no es de madera natural, sino sintético.

 

¿Qué tipos de barniz existen?

Existen tres tipos de barniz, urea, poliéster y al agua, pero el barniz de urea ya sólo se utiliza como base del barniz de poliéster.

Barniz al agua

En el caso del barniz de poliéster, se dan previamente dos manos de barniz de urea, después de lija finamente y por último se termina con la capa de barniz de poliéster.

En el caso del barniz al agua, las tres manos de barniz se dan con el mismo tipo de barniz. El barniz al agua no huele y es más ecológico, aunque resulta un poco más caro.

El acabado tanto del barniz de poliéster como del barniz al agua puede ser mate, satinado o brillante, por lo que elegir entre uno u otro tipo de barniz no implica tener que ceñirse a una apariencia concreta.

 

Si después de conocer los detalles del proceso de acuhillar y barnizar parquet o tarima, piensas que es demasiado engorroso para ti y tu familia, siempre tienes la opción de instalar un suelo flotante, ya sea tarima flotante  o suelo laminado. En un próximo post explicaremos las particularidades de los mismos, adelantando que es un proceso mucho más rápido y en el que no hace falta vaciar las habitaciones de muebles, siempre que se instale con el sistema de click.

En entrecolores, estaremos encantados de recibirte en nuestro establecimiento de Pº de la Chopera 190 de Alcobendas, enseñarte materiales, ampliarte toda la información que necesites y darte un presupuesto claro y detallado de lo que pueda interesarte.

 

Como siempre, esperamos que este post te haya resultado útil y te animamos a que nos hagas llegar tus comentarios o cualquier duda que te surja, así como a que lo compartas en tus RRSS.