Entradas

PUERTAS LACADAS EN BLANCO: ¡Una pequeña reforma que lo cambia todo!

Cambiar tus puertas actuales por puertas lacadas en blanco es una de las reformas más sencillas, rápidas y efectivas que puedes realizar para cambiar por completo el aspecto de tu casa.

En este post te voy a explicar, apoyando mis argumentos en fotografías, las razones por las que las puertas lacadas en blanco resultan muy recomendables desde un punto de vista decorativo.

Además, te voy a contar pequeños trucos para aumentar el impacto positivo de las puertas lacadas en blanco. Todos ellos están testados en proyectos decorativos que hemos realizado para nuestros clientes y ellos han quedado encantados con el resultado conseguido.

UTILIZA PUERTAS LACADAS EN BLANCO PARA GANAR LUMINOSIDAD EXTRA

Si bien las puertas lacadas en blanco aportan luminosidad en cualquier circunstancia, resultan especialmente útiles en zonas oscuras, estrechas y difíciles de decorar, como habitualmente son los pasillos y recibidores.

Además, con la idea de ganar luminosidad, te recomiendo que en el caso de puertas que separen pasillos o recibidores de otras estancias con iluminación natural, utilices puertas lacadas en blanco con vidrieras, para que puedas sacar el máximo partido de la circulación de la luz.

Otra idea que te recomiendo aplicar, siempre que te sea posible, es utilizar puerta corredera en vez de abatible, para separar el salón del hall o recibidor. Así ampliarás el hueco de conexión y obtendrás una mayor sensación de amplitud.

Puerta corredera lacada en blanco con vidriera

APROVECHA LA VERSATILIDAD DECORATIVA DE LAS PUERTAS LACADAS EN BLANCO

Otra de las ventajas indudables de las puertas lacadas en blanco es su versatilidad decorativa. Quedan igual de bien en estilos clásicos que en estilos modernos, y de hecho, son perfectas para decoraciones eclécticas que mezclan elementos antiguos y modernos.

Igualmente, las puertas lacadas en blanco combinan con cualquier tipo de pavimento, sea mármol, porcelánico o tarima. En este último caso, dependiendo de que el color de la tarima sea más claro o más oscuro, se conseguirá un efecto más natural o más sofisticado.

Si te fijas, percibirás cómo son los pequeños detalles como los picaportes, las molduras, los cercos o las jambas de las puertas los que realmente determinan su coherencia dentro del ambiente en el que se utilizan.

A continuación te muestro una casa antigua, en la que se combinan elementos clásicos como la altura de techo, las puertas antiguas y la tarima recuperada, con elementos de mobiliario muy modernos.

Puertas antiguas lacadas en blanco
En este caso,  se han restaurado las puertas antiguas existentes, lacándolas en blanco. Así, se han conservado puertas de muy buena calidad preservando el valor estético de su formato de doble hoja, sus picaportes, molduras y cercos.

SACA PARTIDO A TUS PUERTAS ANTIGUAS LACÁNDOLAS EN BLANCO

Cuando quieras lacar puertas que ya tienes, como el caso de la vivienda anterior, es probable que te pueda interesar recurrir a un lacado “in situ”, es decir, realizado en tu propia casa en vez de en taller.

Si bien ganarás en rapidez y ahorrarás coste, has de tener en cuenta que el acabado no será igual de liso y uniforme, como un lacado al horno. En realidad, no será propiamente un lacado, sino un semi-lacado.

Tanto si lo haces personalmente como si recurres a profesionales, es aconsejable que las puertas se desmonten. En el proceso, habrá que lijar las puertas, arreglar desperfectos con masilla, utilizar una base de imprimación y luego varias manos de pintura de laca epoxi, aplicada con pistola o con rodillo.

GANA LIGEREZA EN TUS PAREDES CON PUERTAS LACADAS QUE PASAN INADVERTIDAS

Otra de las ventajas de las puertas lacadas, especialmente en pasillos o en puertas de armario, es que si su color es igual o parecido al de las paredes en las que se insertan, pasan bastante inadvertidas.

Personalmente, creo que este recurso decorativo es esencial para ganar ligereza y sensación de amplitud, orden y limpieza. Y si bien estas sensaciones son positivas en cualquier vivienda, todavía tienen más valor en casas pequeñas donde es importante combatir la sensación de falta de espacio.

Por ejemplo, observa el armario corrido que te enseño a continuación y comprueba como a pesar de su tamaño no “se viene encima”, sino que se mimetiza con la pared.

Puertas de armario empotrado lacadas en blanco

Y PARA TERMINAR: TRES TRUCOS QUE SACARÁN EL MÁXIMO PARTIDO DE TUS PUERTAS LACADAS EN BLACO

Sean modernas o antiguas tus puertas lacadas en blanco, ten en cuenta los tres trucos que te voy a contar a continuación. Como te decía al principio de este artículo, nosotros los hemos puesto en práctica en muchos de los proyectos decorativos que hemos realizado y nuestros clientes han quedado realmente satisfechos.

Un rodapié de gran formato aporta un toque de distinción y calidad.

Más allá de que el rodapié sea liso o tengo algún tipo de moldura o acanaladura, el elemento más distintivo es su altura. Los rodapiés normales miden 7 cms u 8 cms de alto. Si en vez de utilizar un rodapié normal, utilizas un rodapié de 12 cms (o incluso más si tus techos son altos), comprobarás que el impacto visual no tiene nada que ver. Tu casa transmitirá calidad.

Rodapié lacado blanco de gran formato

Lleva tus puertas hasta el techo y ganarás originalidad y sensación de altura

Aunque llevar las puestas hasta el techo conlleva más coste y una reforma un poco más compleja, puesto que hay que ampliar los huecos, la verdad es que el resultado compensa en la mayoría de los casos.

Hay dos opciones para “llevar las puertas al techo”: hojas de puerta que lleguen hasta el techo o complementar la puerta con un elemento fijo. Ambas quedan muy bien.

En este sentido, te invito a que observes la siguiente fotografía, en la que te muestro un pasillo con puertas cuyas jambas llegan hasta el techo pero sus hojas son de tamaño normal, complementándose el hueco entre hojas y techo con elementos fijos.

Puertas lacadas en blanco hasta el techo

Utiliza el RAL 9010 y consigue modernidad y calidez al mismo tiempo

Cuando se piensa en el color blanco, cuesta imaginarse los múltiples matices y variantes de este color. Para comprobarlo, no tienes más que revisar las diferentes opciones de blanco que te ofrece la carta RAL.

«Para gustos no hay anda escrito», pero personalmente, mi preferido es el RAL 9010, que no es un blanco puro, sino un blanco marfil o perla que resulta mucho más cálido que el blanco puro y por tanto se aleja de la frialdad de laboratorio o de hospital que el blanco puro puede transmitir. Casi todas las fotografías elegidas para ilustrar este artículo, y en concreto la del pasillo de arriba, muestran puertas con el RAL 9010.


Si quieres hacer una reforma de puesta a punto de tu casa, te invitamos a que te acerques a nuestra tienda-estudio de entrecolores en Alcobendas.Te daremos ideas sobre puertas lacadas en blanco o sobre otras pequeñas (o grandes actuaciones) que pueden transformar tu casa.

Esperamos que este artículo te haya resultado de utilidad. Si es así, te agradeceremos muchísimo que lo compartas en tus RRSS o que nos hagas una reseña positiva en nuestra ficha de google.

¡Gracias!

SUELOS FLOTANTES (II): ¿QUIÉN DICE QUE ESTOS SUELOS LAMINADOS NO SON NATURALES?

Los suelos laminados cada vez presentan mayor variedad de diseños y acabados más realistas, por lo que están resultando serios competidores de las tarimas flotantes con acabado natural, con las ventajas de un coste más asequible y mayor resistencia, lo cual puede ser muy interesante en estancias con mucho tránsito, o frecuentadas por niños o animales.

En este post te voy a hablar de las principales características de los suelos laminados sintéticos, remitiéndote a un post anterior de esta serie, dedicada a los suelos flotantes en general, para que averigües los detalles a tener en cuenta para una correcta instalación.

Sin duda instalar un suelo laminado es una de las reformas más rápidas (un día o día y medio para un piso de tres dormitorios), más baratas y que más pueden cambiar el aspecto de tu casa o local comercial.

 

¿En qué consisten realmente los suelos laminados sintéticos?

Los suelos laminados se llaman así porque se componen de varias láminas o capas. Repasando la funcionalidad de estas capas de abajo a arriba, es decir, desde lo que no se ve a lo que sí vemos, nos encontramos con las siguientes:

  1. La capa base o equilibrante: es una capa de refuerzo resistente a la humedad que garantiza que el suelo no se abombe.
  2. La capa núcleo o de fibra de alta densidad: está compuesta de fibras de madera refinadas y de resina de melamina de alta calidad, consiguiendo un material homogéneo, duradero, estable y resistente a la humedad.
  3. La capa de diseño o decorativa: realmente es una impresión, mediante técnicas muy sofisticadas, de una fotografía de alta resolución de cerámicas, piedras o madera reales, con un acabado en resina de melanina.
  4. La capa superior protectora: es una capa transparente que protege el suelo de los impactos, arañazos, manchas e incluso el desgaste. En realidad no es una única capa sino una agrupación de varias capas de melanina prensadas con alta presión y temperaturas, que se terminan con una textura de grabado en relieve acorde con el diseño elegido, para dar mayor realismo al aspecto final. Si la textura del grabado coincide exactamente con los nudos y vetas del diseño, se dice que es un laminado sincronizado, y el precio es superior a cuando el relieve, aunque exista, no está perfectamente relacionado con los matices del diseño.

 

Instalación de suelo laminado de lama ancha

De la descripción que te acabo de hacer respecto a la composición de los suelos laminados, se derivan dos de sus principales diferencias con las tarimas flotantes con acabado de madera natural:

Existe más variedad de diseños en los suelos laminados que en las tarimas flotantes, porque su capa decorativa, admite infinitas variantes tanto de materiales como de colores, en función de las fotografías utilizadas.

Al tratarse de suelos sintéticos, no se pueden lijar y barnizar, mientras que la tarima flotante, que está acabada en una capa de madera natural, sí.

El formato estándar de los suelos laminados es de 20 cms x 120 cms, si bien cada día hay mayor variedad de formatos, entre los que destacamos las lamas de gran formato, que llegan a longitudes de 200 cms, o el formato en losetas.

 

¿Todos los suelos laminados son igual de resistentes?

No, de hecho uno de los principales aspectos en los que debes fijarte a la hora de decidir el suelo laminado que te interesa es su dureza, o resistencia frente al desgaste.  Lógicamente a mayor dureza, mayor precio, por lo que debes asegurarte de estar eligiendo un suelo de la dureza idónea para el uso que le quieres dar, y de estar comparando presupuestos homogéneos.

 

La dureza se mide realizando un test de abrasión por el que se somete al suelo a una serie de frotados sucesivos utilizando un rodillo provisto de lija, hasta que la capa decorativa pierde su apariencia original. Para clasificar la dureza de los suelos se utiliza el código AC+Dígito, oscilando el dígito entre el 1, para los menos resistentes y el 6, para los más resistentes.

Suelo laminado Meister para cocina

 

Te recomiendo que por muy baratos que sean no te plantees instalar suelos de dureza inferior a la AC3, ya que de otra forma  no te garantizarás una resistencia adecuada. Centrándonos por tanto, en los suelos de más utilizados, debes saber que:

  • Los suelos AC3 son los que resisten más de 2.500 vueltas en el test de abrasión y menos de 4.000, y están indicados para uso doméstico normal.
  • Los suelos AC4 son los que resisten más de 4.000 vueltas en el test de abrasión y menos de 6.500, y están indicados para uso elevado, tanto en viviendas como en locales comerciales.
  • Los suelos AC5 son los que resisten más de 6.500 vueltas en el test de abrasión y menos de 8.500 (que es el límite reservado para los AC6). Están indicados para uso intensivo en bares y locales comerciales.

Cuando compares dos suelos de una misma categoría, por ejemplo AC4, fíjate también en el número de vueltas que resisten, porque como te he explicado, a mayor número de vueltas, mayor calidad del suelo, aun dentro de la misma categoría.

La mayoría de las marcas garantizan sus suelos laminados por una serie de años. Por ejemplo, Quick-Step, que es una de las que distribuimos en entrecolores, da garantía de hasta 25 años.

¿Qué limpieza y mantenimiento requiere un suelo laminado?

 

Tarima flotante sintética oscuraLos suelos laminados son muy resistentes a los impactos y arañazos y prácticamente resultan inalterables a la luz con el paso del tiempo. Por tanto, los cuidados que requieren son muy básicos.

En todo caso, para evitar los arañazos, es conveniente que protejas las patas de tus sillas y resto de mobiliario que sea susceptible de ser arrastrado, con discos de fieltro.

Especial cuidado debes poner en el caso de sillas de oficina con ruedecillas giratorias deslizables, asegurándote de que éstas dispongan de una capa de goma o simplemente instalando alguna superficie vinílica de protección, a modo de alfombra, en la zona de rodadura. Una buena solución para estas zonas puede ser una alfombra vinílica que cubra parcialmente el suelo.

 

Barre o aspira periódicamente el suelo para mantenerlo libre de polvo, migas y otros restos, utilizando escoba, mopa o aspiradora. Por último, cuando necesites quitar alguna mancha concreta, utiliza un paño humedecido y escurrido y si no es suficiente, un jabón neutro. Evita limpiadores con cera, aceite, disolventes o lejía, ya que no aportarán nada a la limpieza y en cambio pueden formar una película superficial que actúe atrayendo la suciedad.

 

Espero que este post te haya dado una idea clara sobre los suelos laminados sintéticos. Si te ha gustado cómo te lo he explicado, y te interesa pedir presupuesto para cambiar tu suelo, contacta con entrecolores. 

¡Gracias!

SUELOS FLOTANTES (I): RENUEVA TUS SUELOS EN UN TIEMPO RECORD

Los suelos flotantes, sean laminados sintéticos o de madera natural, tienen la gran ventaja de una instalación rápida y limpia (un día o día y medio para un piso de tres dormitorios), por lo que constituyen una de las reformas más fáciles de hacer dentro de una casa o local, y con un mayor impacto visual.

En este post te voy a hablar de la forma de instalar los suelos flotantes,  explicándote algunos detalles que conviene que tengas en cuenta para un resultado satisfactorio, y de las principales diferencias entre los suelos laminados sintéticos y las tarimas flotantes.

Posteriormente dedicaré otros dos nuevos posts a tratar con más profundidad las características tanto de los suelos laminados como de las tarimas flotantes. Espero que la serie completa resuelva las dudas que puedas tener y te ayude a inclinar la balanza hacia la opción que mejor se ajuste a tus necesidades.

 

¿Cómo se instalan los suelos flotantes?

La característica que comparten los suelos laminados sintéticos y las tarimas flotantes, es que se instalan sin pegarse ni clavarse a la base preexistente, por lo que se conocen como suelos flotantes, consiguiendo la estabilidad por la unión de unas tablas con otras hasta quedar prácticamente al límite del perímetro de la habitación o espacio en el que se instalan.

Tanto bajo los suelos laminados como bajo las tarimas flotantes, se coloca una base aislante, denominada fonpex,  consistente en una lámina fina de politileno, que actúa de aislante adicional frente a la humedad y al ruido de impactos. Si todavía queremos incrementar el aislamiento acústico, existe la opción de solicitar las tablas con una capa pegada especial para tal fin, o incluso, solicitar planchas anti-ruido independientes, que son de mayor grosor.

 

Instalación de suelo flotante

 

Las tablas, en el caso de los suelos laminados y en muchas de las tarimas de madera, se fijan unas a otras mediante un sistema de clic. Sin embargo, hay algunas marcas de tarima con acabado de madera natural que se siguen decantando por pegar entre sí las tablas.

Para absorber posibles dilataciones, lógicamente mayores en el caso de las tarimas flotantes que en el de los suelos laminados, se deja alrededor de un centímetro entre el suelo y la pared, quedando esta holgura oculta bajo el rodapié. De hecho, los rodapiés de los suelos flotantes suelen tener mayor grosor que los utilizados para suelo de parquet pegado, precisamente para ocultar este espacio.

Cuando la distancia libre entre las dos paredes que delimitan un espacio, es superior a 10m, se recomienda utilizar una junta de dilatación, para evitar potenciales abarquillamientos en caso de dilatación.

El material se compra por paquetes cuyo contenido suele oscilar entre 1,5 m2 y 2,5 m2. Siempre es conveniente comprar algún paquete o paquetes de más, tanto para posibles desperdicios como para tener alguna reserva de material de cara a posibles reposiciones futuras de alguna parte concreta.

¿Qué son los suelos laminados sintéticos?

Los suelos laminados sintéticos son un tipo de suelos flotantes que se componen de varias láminas o capas, todas ellas de materiales sintéticos.

La capa de diseño o decorativa, que realmente es una impresión de una fotografía de alta resolución de un material natural (piedra, cerámica o madera), es la que les da su apariencia final.

Las principales diferencias de los suelos laminados con las tarimas flotantes con acabado de madera natural consisten en:

  • Existe más variedad de diseños en los suelos laminados que en las tarimas flotantes, porque su capa decorativa, admite infinitas variantes tanto de materiales como de colores, en función de las fotografías utilizadas.
  • Al tratarse de suelos sintéticos, no se pueden lijar y barnizar, mientras que la tarima flotante, que está acabada en una capa de madera natural, sí.

El formato estándar de los suelos laminados es de 20 cms x 120 cms, si bien cada día hay mayor variedad de formatos, entre las que destacamos las lamas o planchas de gran formato, que llegan a longitudes de 200 cms, y el formato en losetas.

El precio de un suelo laminado depende fundamentalmente de su dureza, o resistencia frente al desgaste, siendo los más blandos los clasificados como AC1 y los más duros o resistentes los clasificados como AC6.

Como te explicaré en detalle en un post posterior de esta serie, no te recomiendo que instales suelos de dureza inferior a la AC3, por muy irresistible que sea su precio.

¿Cómo son las tarimas flotantes con acabado de madera?

Las tarimas flotantes no macizas, se componen de tres capas, siendo la capa exterior la única de “madera noble”, cualquiera que sea ésta (roble, haya, cerezo, etc). El grosor de esta capa exterior varía entre 2 mm y 4 mm, que es lo que hace unas tarimas admitan más lijados que otras.

Instalación de Tarima flotante en cocina

 

La ventaja de la tarima flotante es que ya viene barnizada de fábrica, a diferencia de las tarimas macizas pegadas, que deben ser lijadas y barnizadas in situ, con el mayor tiempo e incordio de polvo y olores que ello supone.

Aunque la tarima flotante no es tan resistente como el suelo laminado AC4, AC5 ó AC6, también es bastante resistente, dadas las capas de barniz con las que viene protegida, que en el caso de tarimas de primeras marcas, llegan hasta 6 ó 7 capas.

El formato más común de las tarimas flotantes es el que se presenta en tablas de 20 cm ancho, si bien los largos de las tablas pueden ser muy distintos. A su vez, el acho puede formarse con 1,2 ó tres tablillas, siendo mayor el precio cuanto menor es el número de tablillas.

 

¿Puedo instalar un suelo flotante en las escaleras?

Claro que puedes instalar un suelo flotante en las escaleras, aunque en este caso, a diferencia del resto de la casa, el material deberá ir pegado a los escalones y rematado con mamperlanes, que son los listones de madera con los que se guarnecen los bordes de los escalones.

Instalar suelo flotante en escaleras

En definitiva, se trata de un trabajo bastante más laborioso que el de la instalación de suelo flotante en superficies corridas de suelo, y por tanto, tiene un coste de mano de obra mayor.

Mi recomendación

Si tienes niños o animales domésticos en casa, o quieres instalar el suelo flotante en un local abierto al público con mucho tránsito, te recomiendo el suelo laminado, tanto por coste como por resistencia.

Sin embargo, si eres de los que todavía valoran la calidez y el tacto de los materiales naturales, no tienes hijos o tus hijos “ya están criados”, y económicamente te lo puedes permitir, te alegrarás de decantarte por una tarima flotante de acabado de madera.

El coste de la instalación es muy similar en ambos casos, alrededor de los 10€/m2 (salvo en escaleras y en zonas especiales) y la diferencia de coste inicial del material, se te olvidará en unos meses.

 

Espero que este post te haya dado una idea clara sobre los suelos flotantes (que ampliaré en los dos posts siguientes de esta serie). Si te ha gustado cómo te lo he explicado, y te interesa el mundo de la decoración, por favor, suscríbete a nuestro blog y entra a formar parte de la comunidad de entrecolores.

¡Gracias!

EL ASOMBROSO PODER DECORATIVO DE UN FRISO DE MADERA

Instalar un friso de madera (o DM) en un recibidor, unas escaleras, un aseo de invitados, un office, o un dormitorio infantil (por poner sólo algunos ejemplos) es una <strong>pequeña reforma</strong>, muy asequible en tiempo y en dinero, que sin embargo cambiará completamente la apariencia de ese espacio y le aportará mucha personalidad. Si además […]

¿ES FÁCIL QUITAR GOTELÉ Y PINTAR EN LISO?

Si te estás haciendo la pregunta anterior, eres de los que estás harto de ver tus paredes en gotelé, porque te resultan aburridas y anticuadas. Te encantaría pintarlas en liso, y a lo mejor, incluso, combinarlas con algunos paños de papel pintado, para dar un aire totalmente nuevo y mucho más moderno a tu casa.

Para ayudarte a valorar si ha llegado el momento de dar el paso, en este post voy a tratar de contarte de forma sencilla en qué consiste el proceso de quitar gotelé y pintar en liso las paredes. Te anticipo, que el secreto del resultado final depende de un paso intermedio, que es la adecuada preparación de la superficie de las paredes, para que su apariencia final sea la adecuada.

 

¿Cómo se quita el Gotelé?

El Gotelé puede ser de pintura Levantar pintura de goteléal temple o pintura plástica. En el caso del gotelé al temple se moja la pared y posteriormente se raspa con espátula o llana. Si el gotelé es plástico, no se puede mojar para rasparlo, sino que hay que pasar una máquina lijadora sobre el mismo.

Posteriormente, se pasa un cepillo a la pared para limpiarla y eliminar los restos de lo raspado.

 

 

¿Cómo se prepara la pared?

Preparación de pared para pintar en lisoCuando la pared está limpia de restos de gotelé, se aplica un fijador sobre ella antes de aplicar un emplaste. El emplaste puede ser aguaplast o similar, y se extiende con llana o espátula, en 2 ó 3 manos y se deja secar. Si el gotelé es de pintura plástica, lo normal es que sea necesaria una mano adicional del emplaste.

Una vez seco el emplaste, se lija de nuevo la pared y se limpia mediante barrido (con un cepillo).

 

¿Cómo se aplica la pintura lisa?

Se aplica una primera mano de pintura plástica. Se revisan los posibles desperfectos que se aprecien, se emplastecen y se lijan.

Para terminar, se aplican dos nuevas manos de pintura plástica.

 

¿Quieres subir nota? Pues decídete por el Liso Fino o el Liso con Velo

Probablemente no hayas oído hablar del liso fino y del liso con fibra de vidrio o velo y ambos términos te suenen a chino. Pues para que te suenen a español, te explico en qué consisten:

  • El liso fino consiste en revisar toda la superficie de la pared, una vez que ésta está ya pintada en liso, con una lamparilla, palmo a palmo y sin la presencia de luz natural (se oscurece la habitación bajando las persianas). Con ello se pretende que la presencia en exceso de luz natural no oculte o disimule, posibles imperfecciones. Una vez detectadas las imperfecciones, se emplastecen y se lijan antes de proceder a aplicar una nueva mano de pintura plástica.
  • La pintura lisa con fibra de vidrio o pintura lisa con velo, es la opción con la que se consigue un mejor acabado, con apariencia casi de lacado, y con la que mejor se protege la pared de cara al futuro, puesto que ésta queda reforzada frente a posibles grietas o impactos.

Después de raspar o lijar las paredes para retirar el gotelé, se aplica una capa de aguaplast. Luego se pega la fibra de vidrio o velo con una cola especial. Encima del velo se aplica el “doblado” que consiste en una mezcla de cola y pintura plástica a partes iguales para el sellado de la pared. Se aplican dos manos de aguaplast y se deja secar. Se vuelven a lijar las paredes, revisándolas con lamparilla para corregir todos sus defectos. Para acabar, se aplican dos manos de pintura plástica, utilizando para la primera máquina y para la última rodillo.

 

¿Cuánto se tarda en todo este «berenjenal»?

Como podrás comprobar, quitar el gotelé y pintar en liso las paredes, si bien es una pequeña reforma que puede cambiar totalmente el aspecto de tu vivienda, no es una tarea sencilla ni rápida. Es un proceso muy artesanal que requiere paciencia, destreza y experiencia.

Para que te hagas una idea, dos pintores profesionales tardan de 8 a 10 días en retirar el gotelé y pintar en liso un piso de tres dormitorios. Si además te decantas por pintura lisa con velo, tendrás que añadir 1 ó 2 días más.

Teniendo en cuenta todo lo anterior (y aunque te suene a que queremos barrer para casa…), te recomiendo que te pongas en manos de expertos, porque saldrás ganando tanto en el plazo de ejecución como en el resultado final.

 

Si ahora eres más consciente de lo que significa quitar el gotelé y pintar las paredes en liso, y te ha gustado cómo te lo he explicado, por favor comparte este post con tus amigos en tu red social preferida.

¡Gracias!