Entradas

ALFOMBRAS PARA SALONES DE ESTILO NÓRDICO: las aliadas perfectas

Las alfombras para salones de estilo nórdico son las aliadas perfectas para aportar ese punto de calidez que requieren los hogares confortables y evitar el error más repetido en los ambientes de estilo nórdico, caer en el aburrimiento y la frialdad.

Hecha la advertencia anterior, personalmente he de decir que me encuentro muy a gusto en ambientes de estilo nórdico, porque me resultan muy relajantes y serenos. Además, pienso que el estilo nórdico es perfecto para salones grandes, como el de la fotografía principal de este post, y también para salones pequeños, como los que te muestro en otras fotografías.

Por tanto, si tú también quieres decorar tu salón dentro de estilo, creo que te resultará muy fácil, e incluso divertido, elegir la alfombra para tu salón teniendo en cuenta 4 pautas muy sencillas que te voy a explicar.  Obtendrás un resultado muy atractivo que no sólo estará de plena de moda hoy, sino que también lo estará en el futuro.

1º) Visualiza la alfombra dentro del salón completo

Al elegir cualquier alfombra es muy importante que la visualices dentro del entorno en el que va a ser colocada, y en los salones de estilo nórdico, caracterizados por poco mobiliario y de líneas ligeras, esto es todavía más importante, ya que la alfombra cobrará más protagonismo que en otros estilos decorativos.

Ten en cuenta el color del suelo (que en la mayoría de las ocasiones será de madera), el color de las paredes (en el que predominará el blanco y otras tonalidades neutras) y el color de los sofás y sillones, que también en la mayoría de los casos será de tono neutro. Busca una alfombra que entone con la gama cromática del conjunto, pero que no llegue a mimetizarse hasta “desaparecer” y aburrir.

Seguro que lo puedes conseguir con alfombras sencillas, lisas o casi lisas, en las que el toque diferencial no viene tanto de su color como de su textura original, o con alfombras de motivos geométricos en las que predominen las tonalidades neutras.

Asimismo, presta atención a detalles de mobiliario como las patas de sillones o de mesas auxiliares de centro, ya que, como te explicaré más adelante, te pueden dar la clave para elegir la alfombra perfecta para ese entorno.

2º) Enriquece las alfombras lisas para salones de estilo nórdico con texturas llenas de personalidad

Cuanto más lisa sea la alfombra y su color esté menos contrastado con la tonalidad predominante en el resto de elementos del salón, más importante es que su textura tenga personalidad.

Alfombras de fibras naturales para salones de estilo nórdico

En general, las alfombras de fibras naturales son perfectas como alfombras para salones de estilo nórdico. En particular, en el caso del salón de la fotografía principal de este post, el color tostado de la alfombra supone un contrapunto relajado al color más oscuro del suelo de tarima y su textura combina perfectamente con la de los sillones del fondo o el macetero cilíndrico de ratán. Es decir, se consigue un conjunto muy armonioso y equilibrado, que es una de las características principales del estilo nórdico.

Alfombras para salones de estilo nórdico con nudo grueso

En el salón de la fotografía que te muestro a continuación, se ha utilizado una alfombra de color beige de nudo grueso. El color beige de la alfombra crea un ligero contraste con el gris del sofá y de los sillones, y con el color miel del haya del suelo y los listones verticales separadores. Pero en mi opinión, lo más relevante que aporta la alfombra es el contraste entre su textura con relieve y con irregularidades, y la textura completamente lisa y regular del resto de piezas de mobiliario y del suelo.

Alfombra beige de nuedo gordo

3º) Explora el potencial de los pequeños detalles de tu mobiliario y encuentra un nexo de unión con tu alfombra

Este ejercicio de exploración que te propongo, a la hora de elegir alfombras para salones de estilo nórdico, te puede resultar muy divertido y puede aportar un toque realmente diferencial a tu salón.

Como no hay nada mejor que un ejercicio práctico para entender una idea, te propongo que estudiemos las dos fotografías que he seleccionado a continuación. Vamos a seguir jugando con el color de la alfombra en relación a su entorno, pero ahora no vamos a prestar tanta atención a su textura sino a su greca o a su ligero estampado, que estarán conectados con el color y la forma de algún elemento de mobiliario.

Alfombra de keplan: ¿qué te parece el conjunto de la greca marrón y las patas de hierro de la mesa?

Alfombra vinílica kp de keplan, con centro tostado y greca marrón

La alfombra de este salón es una alfombra vinílica y en concreto es una alfombra de keplan. Este tipo de alfombras resulta enormemente práctico y resistente, ya que cualquier mancha se pueden lavar en el acto pasando una simple bayeta.

Como puedes comprobar, el color tostado del centro de la alfombra delimitado por la greca marrón oscura, aportan el marco perfecto para la mesa auxiliar de centro, cuya bandeja superior también es tostada y cuyas patas son rectilíneas y de hierro oscuro, en perfecta armonía con la greca de la alfombra.

Alfombra de apariencia rústica: ¿te gusta la combinación del zig-zag negro de la alfombra con las patas de los sillones?

Alfombra de apariencia rústica con fleco largo

La alfombra de este otro salón, para alguien ajeno al interiorismo, podría resultar una elección arriesgada y un poco fuera de sitio. Para mí, es una elección magistral.

Por una parte, la alfombra rompe el formalismo del salón, aportando un punto desenfadado y rústico, gracias a su diseño sencillo y a sus flecos largos. Por otra, resulta coherente dentro del salón, gracias a su ligero estampado con una línea negra en zigzag sobre el fondo color hueso, que da continuidad a las patas metálicas curvas de los dos sillones de cuero.

4º) Convierte el salón con mobiliario más sencillo y ligero en un “salón 10” con una alfombra de estampado geométrico

Para que entiendas esta última recomendación he seleccionado dos fotografías que muestran dos salones o zonas de estar bastante pequeños y con mobiliario sumamente sencillo.

Como podrás comprobar, la impresión que transmiten los dos ambientes es cálida y positiva, y cuando los ves no percibes ni su tamaño reducido ni la falta de calidad de su mobiliario, sino que prevalece la sensación de luz, confort y conjunto cuidado. En ambos es fundamental la alfombra seleccionada, como te explico a continuación.

Alfombra de franjas horizontales con estampado geométrico

Alfombra de franjas geométricas con colores neutros

En el pequeño salón de la fotografía superior, el juego del estampado geométrico de las distintas franjas de la alfombra consigue vestir el espacio, que, de otra forma, dada la escasez de mobiliario y elementos ornamentales, quedaría frío y desnudo. Fíjate también en el juego de colores neutros de la alfombra, que evitan que ésta “pese” demasiado dentro del conjunto.

También llamo tu atención sobre el tándem perfecto que forman la alfombra y las persianas venecianas de lamas blancas con cinta decorativa.

Alfombra con estamapdo geométrico de romboides

Alfombra de motivos geométricos

Para terminar, en la fotografía de arriba te muestro el efecto que consigue una alfombra de estampado geométrico con combinación de romboides de distintos colores.

Aunque los colores predominantes son el blanco y el gris-antracita, son fundamentales los pocos romboides de color mostaza que hay, ya que consiguen elevar la temperatura visual del ambiente.

Fíjate en la perfecta coordinación entre el estampado de la alfombra y el ligero estampado del papel pintado de la pared del sofá, con una retícula geométrica de efecto tridimensional. Para terminar, observa la importancia de pequeños detalles como la colección de láminas, los sillones de mimbre, los cojines o las dos estanterías colgadas. Todo está pensado para lograr un conjunto ligero y equilibrado.

Espero que este artículo sobre alfombras para salones de estilo nórdico te haya resultado de interés y utilidad.

Si quieres profundizar sobre cualquiera de los aspectos tratados en el post o ver y tocar alfombras para tu salón de estilo nórdico, no dudes en contactar con nosotros o acercarte a nuestra tienda-estudio del Pº de la Chopera 190 de Alcobendas. ¡¡¡Te esperamos en “entrecolores”!!!.

ALFOMBRAS LISAS PARA SALÓN: “CUANDO MENOS ES MÁS”

Las alfombras lisas para salón son como la salsa de un plato: ligan y realzan todos los ingredientes, dejándote un delicioso sabor de boca.

Además, al ser alfombras lisas, resultan mucho más versátiles a la hora de encajar en cualquier estilo decorativo y también a la hora de poder confeccionarse en cualquier medida. No obstante, si a ti te gustan más las alfombras estampadas, te recomiendo que leas nuestro artículo sobre este tipo de alfombras.

En el artículo de hoy te voy a dar las claves para que aciertes al elegir alfombras lisas para salón y saques el máximo partido a ese espacio tan importante de tu casa.

 

¿Qué composición elegir para tus alfombras lisas para salón?

Básicamente puedes elegir entre alfombras de lana, de alguna fibra sintética, de alguna fibra vegetal, o de una combinación o mezcla en diferente proporción de las opciones anteriores.

Alfombras de lana

Las alfombras de lana no acumulan electricidad estática, su aspecto es excelente y su mantenimiento bueno.

Su resistencia al uso es algo menor que la de las alfombras sintéticas, pero más que suficiente para un uso normal. Sus precios oscilan entre medios y altos, dependiendo del gramaje y del tipo de lana.

Alfombras de fibra sintética

Las alfombras de fibra sintética, tienen un buen aspecto, aunque por lo general peor al de la lana, son resistentes al uso y suelen ser más económicas que las alfombras de lana.

Actualmente existen fibras sintéticas con propiedades muy atractivas, como las alfombras de efecto seda, 100% poliamida,  y con una gama de colorido muy amplia. Además el acabado en aguas de su superficie, aporta unos valores estéticos muy ricos a la decoración de cualquier espacio en el que se coloquen.

Alfombras de fibra vegetal

Las alfombras de fibra vegetal, resultan perfectas en decoraciones de estilo rústico, mediterráneo o nórdico.

Su uso se ha ido generalizando por la facilidad con la que se combinan con cualquier tipo de decoración y por cómo se mimetizan con el entorno circundante, a la vez  que aportan la personalidad de su textura, que dependiendo de la fibra utilizada y de la forma con la que ésta vaya trenzada (bouclé, espiga, panamá,…) transmite una apariencia más natural o más sofisticada.

 

Alfombra de fibra natural en salón de estilo escandinavo

 

Si tienes niños pequeños o animales domésticos y te apetece decorar tu salón con una alfombra de fibra natural pero no te atreves, una buena alternativa puede ser una alfombra vinílica imitación de fibra natural.

Este tipo de alfombras, conocidas como alfombras de bolón o de keplan, son muy resistentes, están protegidas contra rayos UVA y se lavan fácilmente con jabón con ph neutro o incluso con otros detergentes más agresivos.

 

¿Cómo te gustaría que fuera la apariencia del pelo de tus alfombras lisas para salón?

Si una de las dudas que tienes a la hora de elegir una alfombra lisa para tu salón, es el rango de espesores del pelo que se ofrece en el mercado, te diré que éste se sitúa básicamente entre los 3,5 mm y los 17 mm, siendo mayoritarias las alfombras con espesor entre 5 mm y 10 mm.

A mí personalmente, me parece que las alfombras de pelo largo se adaptan mejor al uso de dormitorios que de salones, tanto por estética como por facilidad de mantenimiento. No obstante, en salones grandes de poco tránsito, con suelos de mármol o porcelánicos, pueden quedar fenomenal, por el contraste de texturas que aportan.

 

Alfombras lisas pelo largo

 

Pero la apariencia final de la alfombra no sólo dependerá de su composición y de la longitud de su pelo, sino también de la forma en la que éste está tejido.

En las alfombras de bucle cada filamento hace una especie de rulo o bucle, y ofrecen un aspecto compacto. Resultan más resistentes al uso y a las rozaduras que las de pelo cortado, ya que en ellas no se marcan las pisadas y la suciedad se queda en la superficie.

Todas las alfombras de fibra vegetal son de bucle, pero también existen alfombras de bucle en lana y fibras acrílicas.

Las alfombras de pelo cortado tienen sus filamentos cortados en su punta superior y muestran un aspecto aterciopelado que transmite suavidad. En ellas, las pisadas se quedan más marcadas.

 

¿Qué medidas son recomendables para las alfombras del salón?

Las medidas de la alfombra van a venir muy determinadas por la disposición del mobiliario y por la delimitación espacial de diferentes usos, los más comunes, los de zona de estar o zona de sofás, y zona de comedor.

Así como en alfombras estampadas las medidas entre las que puedes optar son mucho más limitadas, puesto que suelen ser medidas estándar (básicamente de 1,40 m x 2 m, de 1,70 m x 2,40 m y de 2 m x 2,5 m) en alfombras lisas dispones de una gran libertad.

Las alfombras lisas normalmente vienen en rollos de 2 m de ancho o de 4 m de ancho, y se cortan en la medida deseada. Lo normal es que no haya que realizar uniones o juntas, ya que es muy raro que las dos medidas de la alfombra sean superiores a los 4 m, pero en caso de que éstas sean necesarias, apenas se notarán, sobre todo si el material es de pelo cortado.

Dependiendo de la calidad y de la modalidad de su tejido, será necesario remate perimetral o no. Tienes muchas opciones de remates perimetrales, con variedad de colores, materiales y anchuras. Si visitas un establecimiento especializado, pide que te enseñen los diferentes muestrarios y que te expliquen las características de cada uno de ellos.

En cuanto a la disposición del mobiliario y la relación de la alfombra con éste, ten en cuenta las siguientes opciones a la hora de calcular las medidas de alfombra convenientes.

Zona de Sofás

Dado el tamaño de la mayoría de las casas de hoy en día, lo normal es que los sofás no estén íntegramente comprendidos en la zona de la alfombra, sino que simplemente la pisen un poco, lo suficiente para que al sentarnos y al levantarnos la alfombra no se recoja y no se arrugue.

Con esta disposición, la alfombra debe medir como mínimo el ancho de los sofás, siendo deseable que los cubra con holgura, con un margen de unos 20 cms a 30 cms por cada lado.

 

Alfombra gris para salón con mobiliario nórdico

 

Una situación mucho menos frecuente, por el gran espacio que requiere, es que los sofás y el resto de mobiliario de la zona de estar, queden íntegramente encima de la alfombra.

Esta solución es perfecta para los salones muy grandes, ya que la alfombra consigue una delimitación muy clara del espacio a la vez que evita la sensación de vacío, o de mobiliario “flotando”.

Tanto la fotografía principal de este artículo como la que a continuación te muestro, son ejemplos de esta situación. Observa que es importante que exista una holgura perimetral al menos de unos 20 cms a 30 cms, con respecto al mobiliario que “acoge” la alfombra, para que el efecto final no sea desproporcionado.

 

Alfombras lisas grandes

 

Como puedes comprobar, las maxi-alfombras son perfectas combinadas con sofás con rinconera o chaise-longue, equilibrando los tamaños de todos los elementos.

Además, las alfombras lisas grandes cuentan con la ventaja de no tener un estampado centrado que pueda perderse debajo de los sofás o de la mesa de centro.

Zona de Comedor

Lo ideal es disponer del espacio suficiente como para que la alfombra cubra el conjunto de mesa y sillas,  incluso cuando hay comensales sentados y por tanto las sillas se encuentran separadas de la mesa. Para ello, debes calcular que la alfombra mida lo que la mesa y las sillas cuando están colocadas, más un margen de 1,60 m, tanto en el ancho como en el largo, al objeto de permitir una holgura de movimiento de unos 80 cms a cada silla.

Para gustos se hicieron los Colores

Como puedes comprobar en las fotografías que he seleccionado para este artículo, actualmente se utilizan mayoritariamente los  colores neutros en las alfombras lisas para salón, en diferentes matices de la gama de los beiges y de los grises.

El color neutro garantiza que la alfombra va a quedar perfectamente integrada con el resto de colores utilizados en los distintos elementos de decoración del salón, crenado un ambiente sereno.

No obstante, los que seáis más atrevidos no tenéis que renunciar al color en vuestras alfombras lisas para salón. De hecho, se pueden conseguir resultados increíbles si se acierta a la hora de elegir un color atrevido, como el de la alfombra naranja de la siguiente fotografía.

 

Alfombras lisas a medida

 

Si te gustan los colores vibrantes, la calidad EPOK, de la firma KP, tiene colores increíbles, entre los que destacan un azul y un rosa muy energéticos.

 

Si estás pensando comprar alfombras lisas para salón, te animo a que visites nuestra tienda-estudio de entrecolores, en el Pº de la Chopera 190 de Alcobendas. Te enseñaremos y explicaremos las diferentes opciones que tienes a tu disposición.

Vente con fotografías de tu salón y con medidas de tus sofás, para que encontremos la solución 10 para tu salón. Si prefieres, envíanoslas por correo electrónico.

¿Crees que las alfombras lisas para salón son una buena opción decorativa? Si la respuesta es positiva y te ha gustado mi explicación, por favor, comparte este artículo en tus RRSS. ¡¡¡Gracias por tu confianza!!!