TELAS Y TAPICERÍAS

 

Descripción

Las telas para tapizados deben ser firmes, para que no se deformen, y resulten resistentes al desgaste. Además conviene que estén especialmente tratadas para que sean ignífugas, antimanchas y antihumedad, de manera que puedan lavarse sin riesgo de encoger.

Las de algodón, densamente tejidas, como la lona, la loneta y la pana son muy duraderas, ideales para casas con niños. Además aportan un aire fresco e informal. La tela de alcántara es una opción muy apropiada para sofás. Confeccionada con microfibra de poliéster, su acabado de piel de melocotón es muy agradable al tacto, y fácil de limpiar. La chenilla también se utiliza para tapizar sofás porque es versátil y resistente. El tejido jacquard, de colores intensos, destaca por su presencia. La piel y el ante, aunque más caros, son de textura suave y con mucha personalidad.

En entrecolores tapizamos piezas de gran formato y de pequeño formato, como butacas, baúles o cabeceros, con gran variedad de diseños entre los que elegir (capitoné, tachuelas, rectilíneos, curvilíneos,…). También te ofrecemos la posibilidad de elegir y encargar el bastidor de la pieza a tapizar.