Comedor con Paneles Japoneses de muchas vías

Los paneles japoneses, con su estética sencilla, pueden ser una opción muy atractiva y práctica para vestir grandes ventanales, especialmente cuando éstos tienen puerta corredera y salida a una terraza o porche, ya que resultan comodísimos para facilitar la accesibilidad.

En este post, te voy a contar todo lo que necesitas saber para decidir si los paneles japoneses pueden ser una solución a tu gusto, y, en este caso, qué forma tienes de personalizarlos y adaptarlos a tus necesidades.

 

¿En qué consisten los paneles japoneses?

Para abrir boca, y responderte a la pregunta anterior de forma sencilla, te diré que los paneles japoneses son una sucesión de paños rectangulares de tela, en sentido vertical, que se solapan uno encima de otro y que se deslizan lateralmente para abrirse o cerrarse.

Antes de entrar más en materia, llamo tu atención sobre lo de “paños rectangulares de tela”, porque el atractivo de los paneles japoneses reside en la composición que forma todo el conjunto, pero no en los pliegues, frunces o recogidos de cada paño, ya que éstos son completamente lisos.

 

¿Cómo se deslizan los paneles japoneses?

Detalle de vías de Panel JaponésLos paneles japoneses se deslizan mediante carriles o rieles, conocidos técnicamente como vías. Los mecanismos existentes son de 2, 3, 4 ó 5 vías. Si se necesitan más vías, hay que hacer una combinación de varios mecanismos.

Los paneles se pueden abrir a izquierda, derecha, ambos lados (cuando las vías son pares) o incluso al centro (cuando las vías son impares). Esta flexibilidad de apertura los hace idóneos para grandes cristaleras con puertas correderas.

La elección del lado o lados a los que conviene que deslicen los paneles japoneses dependerá, sobre todo, de si se necesita accesibilidad a alguna terraza o porche. También es conveniente tener en cuenta el mobiliario de alrededor y el flujo normal de circulación en la estancia en la que se van a instalar. Es decir, conviene ser muy práctico a la hora de tomar esta decisión.

Existe incluso la opción de dejar libre el movimiento de los paneles japoneses, no teniendo que elegir a priori el lado hacia el que queremos que se deslicen. La contrapartida es que en este caso, en vez de utilizar un mecanismo de accionamiento tipo cordón con mando, habrá que desplazarlos manualmente o acoplando un bastón que ayude al repliegue.

Una opción mixta, que nos da flexibilidad pero no libertad total, es instalar un doble mando, de forma que los paneles puedan deslizar o a derecha o a izquierda, dependiendo de cuál de los dos mandos laterales se utilice.

Y para los más cómodos o sibaritas, tenéis la posibilidad de motorizar los paneles japoneses.

Paneles japoneses sobre puertas correderas

 

 

Lo que te conviene saber respecto a las vías

Las vías pueden ser de color blanco o plata, por lo que pasan bastante desapercibidas. No obstante, pueden quedar ocultas mediante un bandó de tela, sujeto con velcro al propio mecanismo, o mediante un cabezal decorativo (combinan madera, plata mate, inox, negro y blanco, cromo brillo, etc).

Normalmente, se monta un porta-telas, y por tanto un paño de tela, en cada vía, de forma que al abrir el panel queda sólo una vía fija, y se pueden replegar todos los paños de tela detrás de uno de ellos, que es el único que queda visible. No obstante lo anterior, también se puede montar más de un porta-telas por vía, aunque esta solución no es frecuente, porque implica que quedan más paños de tela vistos incluso cuando el panel está completamente replegado.

Lógicamente, dependiendo del número de vías, el cabezal tendrá mayor o menor grosor: con 2 vías medirá aproximadamente 40 mm, con 3 vías unos 55 mm, con 4 vías unos 74 mm y con  5 vías unos 94 mm. Es importante que tengas estas medidas en cuenta en caso de que dispongas de una cornisa de escayola, moldura, cortinero, etc, que limite el espacio del que dispones.

Sólo a título de curiosidad, te cuento que es posible instalar en cada vía un mecanismo para poder subir y bajar el tejido como si se tratara de un estor. Sin embargo, no te recomiendo esta opción, puesto que al estar solapados los paños de tela, se estorban entre sí al intentar bajarlos o subirlos, por lo que no tiene sentido.

 

¿Qué tipos de tejidos son adecuados para confeccionar paneles japoneses?

Paneles japoneses con tejidos alternosPrácticamente cualquier tejido puede resultar idóneo para confeccionar paneles japoneses, ya que la simplicidad de su estructura (un rectángulo) no requiere ni que la tela tenga una caída especial ni que sea apta para crear ondulaciones.

Por ejemplo, si el panel es de 4 vías es normal alternar dos tipos de tela. Si el panel es de 5 vías, también se pueden colocar alternados los paños de dos tipos de tela u optar por que los tres paños centrales sean del mismo tejido y los dos laterales de otro tejido. En cualquier caso, dado que es facilísimo colocar y descolocar los paños de tela de las vías (van sujetos con velcro), si te aburres, siempre podrás cambiar el orden de los paños de tela y jugar con el efecto final del conjunto.

Paneles japoneses de tejido screen

También quiero llamar tu atención sobre la posibilidad de utilizar el tejido screen en paneles japoneses, igual que se utiliza en estores enrollables o cortinas verticales, e incluso de utilizar estampaciones fotográficas, consiguiendo el efecto de un fotomural.

¿Cuándo se pueden utilizar con éxito los paneles japoneses?

Como ya te he dicho anteriormente, los paneles japoneses son una opción fantástica para grandes cristaleras, puesto que en esos casos se lucen muchísimo sin recargar la decoración, debido a la simplicidad de su estructura.

Para un buen resultado estético, te recomiendo que el ancho de cada paño de tela o de cada vía sea superior a 50 cm. De hecho, lo normal es que oscile entre 60 cm y 90 cm, aunque se pueden hacer paneles de incluso 6 metros, en cuyo caso cada vía será de 120 cm (ya que no se pueden hacer de más de 5 vías utilizando un único mecanismo).

Panel japonés como cabecero de cama

 

Por último, no descartes utilizar paneles japoneses para aplicaciones distintas a la decoración de huecos acristalados:

  • Por ejemplo, en viviendas, se utilizan para poder separar o no, a conveniencia, las cocinas abiertas al salón de la zona de estar del salón, o para ocultar el contenido de vestidores, cuando ni se quieren dejar cerrados con puertas ni completamente abiertos.
  • En locales comerciales, son una opción barata y versátil para separar zonas de diferente uso, por lo que lo mismo se utilizan en locales de restauración que en cabinas de estética o consultas de fisioterapia.

 

Confío en que este post te haya ayudado a entender el potencial de los paneles japoneses y cómo poder sacarles el máximo jugo tanto a efectos decorativos como funcionales. Si te ha gustado cómo te lo he explicado, y te interesa el mundo de la decoración, por favor, suscríbete a nuestro blog y entra a formar parte de la comunidad de entrecolores.

¡Gracias!