Los papeles de los 70 fueron protagonistas de nuestros hogares. Posteriormente, hemos pasado varias décadas en las que, sin ninguna duda, ha sido la pintura la que ha copado las tendencias de decoración, y hoy en día el papel pintado pisa otra vez con fuerza.

En este post te vamos a hablar de las principales ventajas de los papeles pintados actuales, así como de la tendencia decorativa de combinar papel pintado y pintura, para destacar zonas concretas dentro de su entorno circundante. Por último, te ofrecemos algunos consejos que te pueden resultar de utilidad.

 

¿Cuáles son las ventajas del papel pintado?

La ventaja más inmediata, es que el papel pintado ofrece infinitas posibilidades de estampados, con variedad de motivos (geométricos, vegetales, infantiles, etc.), de colorido e incluso de texturas, pudiendo llegar a combinar diferentes texturas en una misma superficie (tacto de goma, metalizados, espejo, terciopelo, fibras naturales, piedrecitas, etc.).

Otra ventaja, de especial utilidad en zonas de paso o en habitaciones infantiles con bastantes posibilidades de impacto en las paredes, es la mayor protección que ofrece a la pared y el hecho de poder limpiar el papel.

Cada vez su colocación y eliminación son más fáciles, puesto que actualmente muchos de los papeles pintados tienen base de tejido no tejido (conocido también como non woven) y destacan por su gran facilidad de colocación, ya que no es necesario encolar la cara posterior del papel (como ocurre con los papeles con soporte de papel en su capa inferior) sino que basta con encolar la pared, y se desprenden de una pieza cuando se quieren arrancar.

Además, en los papeles pintados de tejido no tejido las juntas son casi invisibles, y son papeles lavables.

Incluso existen modelos más sofisticados con tratamientos antiestáticos que repelen el polvo y son ignífugos, por contar con una capa protectora en caso de incendio.

 

La combinación de pintura y papel pintado: nueva tendencia

A diferencia de años atrás, actualmente no se suele utilizar el papel pintado para revestir íntegramente una estancia, sino que se reserva este material para dar protagonismo a un paño de pared o  a una zona concreta. Este uso selectivo del papel de pared tiene la ventaja de poder elegir estampados o colores más arriesgados sin miedo a saturar el ambiente y a terminar cansados.

Ejemplos típicos de decoración con papel pintado son:

dormitorios modernos

  • La zona de vestidor, también en los dormitorios principales, para conseguir una atmósfera cálida y diferenciadora, que llena de encanto una zona que en otro caso sería residual.
  • La zona de office o de comedor, ya esté físicamente separada de la cocina o del resto del salón, o esté integrada en los mismos, gana presencia visual si recibe un tratamiento diferenciado aunque coherente con su entorno.

Papel de pared

  • El recibidor o el pasillo, que siendo espacios de mero tránsito, normalmente un tanto oscuros y aburridos, pueden cambiar radicalmente su aspecto con la elección de un papel adecuado.

papel pintado barato

  • Los dormitorios infantiles, en los que el papel pintado infantil, con su variedad de motivos,  permite lograr resultados mucho más impactantes que utilizando únicamente pintura, y además resulta mucho más práctico, al proteger la pared de impactos y permitir el lavado de la pared con agua y detergente.

Habitaciones infantiles

  • Los aseos de invitados, normalmente bastante pequeños y oscuros, y en los que el papel pintado consigue un efecto de transformación total, pasando de ser zonas feas a estancias llenas de encanto.

papel pared

  • En locales comerciales, especialmente los que quieren recuperar una estética vintage y conseguir una imagen diferenciadora.

Por supuesto, las posibilidades de utilización del papel pintado son infinitas y esperamos desarrollarlas mucho más en futuros posts, pero los ejemplos anteriores constituyen una lista de sus “usos estrella” según las tendencias de interiorismo más actuales.

¿Qué papel pintado elegir?

La variedad de estampados y de colorido es tan amplia, que es difícil dar “recetas” a priori sobre los diseños más aconsejables dependiendo de la pared o paredes dónde se vaya a colocar el papel pintado, por lo que siempre conviene analizar cada caso concreto, con todas sus particularidades.

Como orientaciones generales, te podemos decir que los papeles pintados de rayas permiten estilizar una pared y hacerla parecer más alta cuando se colocan en posición vertical, y ensancharla, si se colocan en posición horizontal.

Los papeles pintados con pequeños motivos o motivos florales son ideales para ambientes más clásicos o en los que se quiera recrear una estética campestre: zonas de office, buhardillas, dormitorios, etc.

Los papeles pintados con figuras geométricas de colores vibrantes evocan la estética pop de los papeles de los 70 y resultan impactantes en locales comerciales. Su uso en viviendas requiere mucho más cuidado, ya que si bien pueden conseguir efectos sorprendentes, también pueden llegar a saturar, si no se emplean selectivamente.

Los papeles pintados de estampado gráfico, es decir, reproduciendo periódicos, mapas, pósters, libros, etc. quedan estupendamente en habitaciones de adolescentes, en un rincón destinado a lectura, o en un aseo de cortesía. Actualmente existe una gama sorprendente de este tipo de papeles.

Pero las mayores innovaciones en papel pintado se están produciendo sin duda en la categoría de los papeles pintados con texturas o papeles texturizados, como los que imitan el papel japonés, las fibras vegetales, las telas, el cuero, la piel, el metal, etc. Existen verdaderas maravillas en este tipo de papeles, y todos los mejores editores de papel pintado sacan en sus colecciones algún catálogo de papeles con textura.

Consejos prácticos

A continuación te vamos a dar unos consejos prácticos a la hora de elegir y comprar papel pintado:

  • Aunque hagas una primera investigación por internet, te recomendamos que visites alguna tienda física en la que puedas ver con sus colores reales el papel y sobre todo, puedas tocarlos. Esto es especialmente importante en el caso de los papeles con texturas.
  • Ve sin prisas. De hecho, existe tal variedad, que es fácil llegar a sentirse perdido. Lo lógico es que tras tener una visión generalizada de las posibilidades a tu disposición,  te centres en alguna de ellas (Ej: papeles con texturas en tonos grises) y empieces a comparar ya sólo entre cuatro o cinco papeles, descartando progresivamente los que menos te convencen. Si no lo tienes claro, un buen profesional te puede ayudar mucho, haciéndote las preguntas adecuadas.
  • Si quieres ahorrar tiempo, lleva las medidas de la pared o paredes que pienses empapelar. Mide la altura desde el rodapié al techo y añade 10 cm más para posibles ajustes. Toma también la medida del ancho de la pared y descuenta la del ancho de los elementos que no se vayan a revestir, tales como ventanas y puertas.
  • Para saber el número de rollos necesarios, una forma rápida, aunque aproximada, de calcularlos es multiplicar por dos el ancho o longitud de la pared a empapelar (con esto estaríamos calculando el número de tiras necesarias) y dividir el resultado anterior entre 4. Dividimos entre 4 porque  cuando el papel no tiene case, si la altura de la pared es estándar, unos 2,5m, de cada rollo salen 4 tiras.  Habitualmente los rollos tienen 0,53 m de ancho por 10 m de largo, de ahí los cálculos anteriores.
  • No obstante, debes tener en cuenta si el papel tiene “case”, es decir, si tiene un poco de desperdicio para conseguir que su estampado se perciba con continuidad. En este caso, en vez de dividir por 4 debes dividir por 3 al hacer la operación anteriormente indicada para calcular el número de rollos. Además, te aconsejamos que siempre calcules con un poco de holgura para poder quedarte con algo de papel para imprevistos y futuras reparaciones.
  • Aunque un buen profesional estará pendiente de ello, vigila que los rollos que vas a utilizar en un mismo ambiente sean del mismo lote de producción, para asegurarte una tintada idéntica. El lote se puede identificar fácilmente mediante un número en el embalaje de cada rollo.

En entrecolores, estaremos encantados de recibirte en nuestro establecimiento de Pº de la Chopera 190 de Alcobendas, enseñarte sin prisas un montón de catálogos de papel pintado, y darte un presupuesto claro y detallado de lo que pueda interesarte, incluyendo la instalación, si así lo deseas. CLICA AQUÍ, para localizarnos en el mapa o contactarnos.

Como siempre, esperamos que este post te haya resultado útil y te animamos a que nos hagas llegar tus comentarios o cualquier duda que te surja, así como a que lo compartas en tus RRSS.