Elegir cortinas o visillos para vestir tus ventanas, y colgar las cortinas en barra, sigue siendo una opción excelente, tanto a efectos decorativos como a efectos prácticos, en determinados casos. Y utilizo la expresión “sigue siendo” porque últimamente en los ambientes más urbanos y con los estilos de decoración más modernos están ganando la partida los estores enrollables.

Sin embargo, en este post te voy a dar ejemplos de ambientes en los que las cortinas con barra son, sin duda, la mejor opción. Y para tu tranquilidad, te voy a proponer algunos ejemplos que los que no tendrás que elegir entre cortinas o estores, porque la combinación de cortinas y estores supondrán una solución moderna, distinguida e imbatible. Estas soluciones mixtas, funcionan perfectamente tanto en ventanas de salones como en ventanas de dormitorios.

Además, para que conozcas las diferentes variedades de barras y de formas de confección y apertura de las cortinas que tienes a tu disposición, te comentaré algunas cuestiones que probablemente contribuyan a resolver tus dudas.

 

Ambientes en los que las cortinas en barra marcan la diferencia

Como te decía antes, puede que en la actualidad nuestra primera inclinación sea pensar que las cortinas colgadas de barra ya están pasadas de moda. Nada más lejos de la realidad.

Para demostrarte que esta afirmación no es gratuita, te voy a poner varios ejemplos en los que comprobarás que las cortinas o los visillos colgados en barras aportan un plus a la decoración y además, en muchos casos, son la opción más cómoda desde un punto de vista funcional.

Cortinas y visillos en barra en salón clásico contemporáneo

Son ideales con un estilo de decoración clásico-contemporáneo o clásico-actual, entendiendo por tal aquel en el que recurriendo a piezas de mobiliario y textiles sencillos, se huye de una estética minimalista y de una sensación fría e impersonal. Es decir, se valora la textura y la caída de las telas y tapicerías empleadas.

Cortinas en barra de forja en salón rústico

Por la misma razón, resultan idóneos en ambientes de decoración rústicos y mediterráneos, donde también prima la sencillez de los tejidos pero es importante la sensación de “movimiento” que transmiten los pliegues de las cortinas o los visillos.

Cortinas con anillas de colores en habitación infantil

En dormitorios de bebés y dormitorios infantiles dan mucho juego, ya que aportan un plus de calidez respecto a los estores, si bien no tienen la capacidad de oscurecimiento que tienen éstos, especialmente si están confeccionados con tejido screen.

Visillos en barra confeccionados con cabecillas

Funcionalmente, las cortinas y visillos en barra resultan comodísimos en el caso de grandes ventanales acristalados con puertas correderas, ya que facilitan la apertura de éstas y cuando están recogidos dejan despejado el hueco de salida y entrada a la terraza o el jardín.

Cortinas colgadas en barra en porche exterior

Las cortinas colgadas de barra también son un recurso ideal en el caso de porches exteriores en los que cumplen una triple función: decorativa, de protección solar y de delimitación del espacio.

Tipos de barras entre los que puedes elegir

Los tipos de barras para cortinas o visillos entre los que puedes elegir son muy variados, dependiendo del material y el grosor en los que se fabriquen. Asimismo, la longitud con la que se instalen y los remates decorativos que se empleen (madera, forja, cromo, cristal, metacrilato, cuero, elementos infantiles…), pueden cambiar completamente el efecto final.

Lógicamente, el grosor de la barra va proporcionado a la medida de ancho y al peso de la tela que tiene que soportar. Los grosores más comunes en los que se fabrican las barras de madera son de 20 mm, 25 mm, 30 mm y 55 mm, según marcas, mientras que las barras de metal se fabrican en 20 mm, 25 mm, y 30 mm.

La longitud de la barra viene determinada por el tamaño del hueco o huecos a cubrir. Lo normal es que hasta 3 metros se utilice una sola pieza de barra y para huecos de más ancho se utilicen varias barras empalmadas con una pieza al centro.

Cuando se quieren combinar en un mismo hueco de ventana cortinas y visillos, se instala una barra doble (dos barras en un mismo soporte doble).

En cuanto a materiales, los más empleados son los siguientes:

  • Madera: con gran variedad de colorido (pino, haya, cerezo, roble, nogal, efecto lacado, etc).
  • Forja: también disponible en muchos colores como negro, óxido, marfil/oro, negro/oro, wengué e imitaciones a madera (roble mate, haya mate y cerezo mate).
  • Níquel/Cromo: de apariencia plateada. Es relativamente frecuente combinar barras de madera con soportes, terminales y anillas de níquel.
  • Latón/Bronce: el latón es dorado y puede tener acabado tanto brillo como mate. El bronce es dorado mate envejecido.

Detalle de barra de cortina

 

Formas de deslizar las cortinas en barra: Apariencia y funcionalidad

Las cortinas en barra se pueden deslizar mediante anillas, presillas (o trabillas) y ollados:

Visillos con tablas colgados de barra cromada

 

Las anillas pueden ser del mismo material que la barra o de material distinto e ir coordinadas con ésta. Las cortinas para anillas se pueden confeccionar con frunce simple, utilizando el doble de tela que el ancho del hueco a cubrir y formando el frunce con cabecillas, o con tablas, en cuyo caso se utiliza tela que mida dos veces y media el ancho del hueco.

 

 

Visillos en barra anudados al centro

 

Las cortinas que se enganchan a la barra mediante trabillas o presillas (o incluso mediante un dobladillo corrido en cuyo interior queda embutida la barra) son muy decorativas, pero se deslizan mucho peor, por lo que te recomiendo que sólo las utilices en ventanas donde no las tengas que abrir y cerrar con frecuencia. También puedes elegir entre confección lisa o con tablas en las cortinas con trabillas.

 

 

Cortinas colgadas en barra con ollado

 

Por último, las cortinas con ollado son las que disponen de aros metálicos con un diámetro suficiente como para que la barra pase por su interior. Normalmente los ollados van incorporados a una cinta que facilita su confección. Esta cinta puede quedar a la vista o tapada por la tela de la cortina. Las cortinas con ollado se confeccionan con frunce liso, es decir, utilizando el doble de tela del hueco a cubrir, para que al colgarlas, hagan ondas.

 

 

Todas las cortinas colgadas en barra tienen accionamiento anual, si bien es posible ayudarse de un tirador o bastón que normalmente va a juego con la barra o es de metacrilato, para pasar más inadvertido.

 

Como punto final: Tres usos especiales de las cortinas en barra

Para terminar, he seleccionado tres fotografías que muestran como las cortinas en barra pueden ser un fantástico recurso para vestir ventanas con cierta dificultad.

Cortinas en barra en loft

 

En este despacho o biblioteca situado en un edificio moderno, de techos altos y paredes totalmente acristaladas, tipo loft, los visillos restan frialdad a la atmósfera sin agobiar nada la decoración.

 

 

 

Cortinas en barra de latón corrida sobre tres ventanas

 

En este salón de decoración clásica, las cortinas en barra corrida resultan excelentes para salvar el inconveniente de tres ventanas de dimensiones muy verticales y muy juntas entre sí, aportando unidad y equilibrio al espacio.

 

 

 

Cortinas en barra combinadas con estores paqueto en mirador dormitorio

 

Por último, el mirador con líneas quebradas de este dormitorio, queda perfectamente vestido con esta combinación de estores paqueto y cortinas, que parece invitar al descanso.

 

 

 

 

Confío en que este post te haya ayudado a decidir si las cortinas o los visillos colgados en barra son una buena opción para vestir alguna de tus ventanas. Si te ha gustado como te lo he explicado, por favor, difúndelo en tus redes sociales y ayúdanos a que entrecolores se dé a conocer.

¡Gracias!