Cabeceros tapizados con tachuelas

CABECEROS TAPIZADOS: CLAVES PARA ACERTAR

Los cabeceros tapizados resultan tremendamente versátiles porque tanto su forma, como su textura y su color, se pueden adaptar a cualquier estilo decorativo, desde el más clásico al más moderno.

Pero además de su aspecto estético, y de la calidez que transmiten las telas o pieles con las que se tapizan, una de las ventajas que más apreciarás es la comodidad de disponer de un respaldo mullido para leer, teclear en tu ordenador o ver la tele.

En este post te voy a dar las pautas básicas que tienes que tener en cuenta para elegir bien un cabecero tapizado. Además, he seleccionado unas cuantas fotografías que creo pueden resultarte de mucha utilidad para inspirarte y tener claro el tipo de cabecero que mejor se puede adaptar a tus necesidades.

 

¿Qué medidas deben tener los cabeceros tapizados?

La respuesta a esta pregunta varía dependiendo de que te decantes por cabeceros tapizados con imagen más clásica o cabeceros más modernos. Te explico por qué.

Los cabeceros más clásicos suelen ceñirse bastante al ámbito de la cama, siendo sólo 10 ó 15 cms. más anchos que la cama, es decir, no enmarcan a las mesillas de noche. Asimismo, suelen tener una altura media, como el que aparece en la fotografía principal de este post, o todo lo más, media-alta cuando el dormitorio es amplio y no hay peligro de agobio visual, como se muestra en la fotografía de debajo.

Cabecero tapizado recto

 

Por el contrario, los cabeceros más modernos, suelen tener medidas más exageradas, por cuanto que ó tienen una clara apariencia horizontal, integrando a las mesillas dentro de su ámbito, o tienen una clara apariencia vertical, pudiendo llegar incluso hasta el techo.

A continuación te muestro dos ejemplos de cabeceros tapizados modernos en los que puedes apreciar, respectivamente, esta tendencia a la horizontalidad o a la verticalidad.

Cabecero tapizado en piel

Cabecero tapizado moderno

 

¿Cómo se instalan los cabeceros tapizados?

Cabecero tapizado con marco de maderaLos cabeceros pueden tener patas y apoyarse en la pared, o pueden colgarse. Cada vez es más habitual que se cuelguen.

Por otra parte, a la hora tanto de calcular sus medidas como de instalarlos, tienes que tener en cuenta si quieres salvar algún enchufe o interruptor o si, por el contrario, quieres integrarlos dentro del propio cabecero, para lo que habrá que cajearlos. Incluso, pueden quedar integradas lamparitas de pared o luces tipo “led”.

En la fotografía de la derecha te muestro un ejemplo de cabecero tapizado de altura media-alta, muy idóneo para un estilo de decoración clásico actualizado, que integra las lamparitas de pared dentro de su superficie.

 

 

¿Qué madera llevan los cabeceros tapizados?

Depende de si la madera se utiliza como bastidor sobre el que tensar posteriormente el material textil o la piel que se elija, en cuyo caso se usa madera maciza, o si la madera se utiliza como tablero completo forrado, en cuyo caso se utiliza un aglomerado.

Asimismo, en algunos casos se puede rematar el tablero tapizado con un marco de madera vista, como podrás apreciar en una de las fotografías del apartado anterior.

 

¿Qué forma pueden tener los cabeceros tapizados?

Los cabeceros tapizados admiten tanto contornos rectilíneos como curvos. Bajo mi punto de vista, los cabeceros tapizados de líneas rectas son más versátiles, encajando bien en cualquier estilo de decoración, clásico o moderno, tal y como podrás comprobar en la mayoría de fotografías de este post.

Por el contrario, los cabeceros tapizados de líneas curvas son más apropiados para ambientes de decoración más clásicos, como los de las fotografías que te enseño a continuación.

 

Cabecero tapizado curvo con tachuelas

 

Cabecero tapizado clásico

 

¿Qué telas son apropiadas para tapizar cabeceros?

Las telas que se pueden utilizar para tapizar los cabeceros son muy variadas: terciopelos, panas, micro-fibras, lonetas, damascos… En todo caso, es importante que sean resistentes al roce.

Actualmente, son mucho más frecuentes los cabeceros tapizados en telas lisas que en telas estampadas, ya que condicionan bastante menos la decoración, dando más libertad a la hora de cambiar o renovar los textiles del dormitorio.

Aunque los cabeceros tapizados cuadrados o rectangulares se pueden hacer desenfundables, personalmente no te recomiendo esta opción, ya que nunca se consigue el mismo “asiento” de la tela, quedando algunas “bolsitas”.

Como habrás visto en algunas de las fotografías que he seleccionado para este post, una opción que cada vez va ganando más seguidores es la de tapizar el cabecero con piel o polipiel. Esta opción es perfecta tanto en estilos clásicos como modernos y además tiene la ventaja de un mantenimiento muy sencillo.

 

¿Qué otros recursos decorativos puedes emplear en tu cabecero?

Tanto con tela como con piel, si quieres un cabecero con más cuerpo, puedes decantarte por la opción del capitoné, que es una modalidad de tapizado de origen inglés, propia del sofá Chesterfield. Lo habrás visto muchas veces en sillones, sillas e incluso en mesas de centro.

El capitoné consiste en un tapizado acolchado que presenta un aspecto mullido gracias a los botones o costuras repartidos de forma geométrica por su superficie. Normalmente esta modalidad de tapizado encarece la pieza, ya que requiere más material (tanto de tela o piel como de gomaespuma) y más trabajo. En contrapartida, resulta muy resistente.

 

Cabecero tapizado en capitoné

 

Otro recurso a la hora de tapizar cabeceros es la posibilidad de instalar tachuelas,  bien llevadas al borde del cabecero o situadas a unos centímetros del mismo, delimitando una especie de marco.

Para que entiendas ambas modalidades de instalación de tachuelas, compara la fotografía principal de este post, con un cabecero rectilíneo, y la fotografía del cabecero curvo en color beige que aparece en uno de los apartados anteriores.

 

Para terminar: Utiliza un cabecero tapizado como un plus de seguridad

Cabecero tapizado infantil

 

En habitaciones infantiles los cabeceros tapizados son la mejor elección para que la cabecita de los niños no sufra impactos. Es más, con algunos diseños de camas se puede dar continuidad al cabecero, de forma que éste no sólo cubra el cabezal sino también algún lateral e incluso pueda servir de piecero, tal y como te muestro en la siguiente fotografía.

 

 

 

 

Como ves, los cabeceros tapizados te ofrecen muchas posibilidades decorativas y además resultan tremendamente funcionales. Si necesitas cualquier aclaración adicional o te gustaría que nuestros tapiceros se pusieran manos a la obra, no tienes nada más que pasarte por nuestra tienda-estudio de Alcobendas, en entrecolores, en el Pº de la Chopera 190. Si por cuestiones de tiempo, prefieres hacernos llegar tu consulta por correo, no lo dudes.

Confío que este post sobre los cabeceros tapizados te haya resultado de interés. Si crees que le puede ser de utilidad a tus amigos, por favor, compártelo en tus redes sociales. Gracias!!!.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *