CÓMO VESTIR VENTANAS DE COCINA

Vestir ventanas de cocina de forma óptima, requiere una valoración equilibrada de aspectos funcionales y de aspectos de estilo o estéticos, ya que si en alguna pieza tienen igual importancia ambos factores, ésta es la cocina, por ser una de las estancias más vividas de cualquier casa.

En este artículo te voy a dar pautas para que sepas cómo vestir ventanas de cocina de forma práctica, y adaptadas tanto a un estilo clásico como un estilo moderno. Eso sí, voy a huir de los típicos motivos de cocina, ya que creo que te pueden acabar cansando.

 

Antes que nada, piensa en la funcionalidad al vestir ventanas de cocina

Al ser la cocina un espacio de uso frecuente, y proclive a la acumulación de humo, olores y grasa, es conveniente que antes de pasar a consideraciones estéticas, valores los siguientes aspectos:

Facilidad para abrir las ventanas

Las hojas correderas son las que menos condicionan la elección, ya que no requieren espacio adicional cuando están abiertas, pero las hojas abatibles u oscilo-batientes, aconsejan la elección de sistemas que no dificulten o hagan muy incómoda su apertura. En estos casos, sobre todo si la cocina es de uso muy frecuente, es mejor decantarse por estores que requieran poco espacio para recogerse arriba o por visillos, que liberan con facilidad el espacio de apertura.

¿Te vale con limpiar o prefieres lavar?

Como te decía en párrafos anteriores, si la cocina es de uso muy frecuente y familiar, es decir, se preparan en ella varias comidas al día, será un lugar donde se acumulen humo, olores y grasa. Si es éste el caso, piensa cuál es tu preferencia personal, si te basta con limpiar el sistema que hayas utilizado para vestir las ventanas de la cocina, o si quieres lavarlo por inmersión.

Vestir ventana de cocina grande con estor enrollable

 

Persianas venecianas o estores enrollables, no se lavan en casa de forma integral. Las primeras se limpian lama por lama, y los estores enrollables si son de tejido screen, se pueden limpiar mediante una bayeta húmeda, pero no sumergirse en agua. Si no son de tejido screen, les podrás quitar el polvo, pero la limpieza con bayeta puede estar muy limitada e incluso desaconsejada, dependiendo del tipo de tejido. En este último caso, tendrás que recurrir a una limpieza profesional externa.

Por el contrario, si te encuentras mucho más a gusto con el olor a limpio que produce un buen lavado, decántate por visillos, cortinas o estores, confeccionados con un tejido lavable en casa.

 

 

¿Cuáles son las fuentes de iluminación natural de tu cocina?

Si tienes la suerte de tener una o varias ventanas independientes de la puerta del tendedero, cualquier sistema que elijas estará bien, y ya dependerá de tu gusto personal el que te decantes por un tejido más translúcido, que permitirá el paso de la luz incluso cuando no está recogido o replegado, o por un tejido más opaco, que para permitir más entrada de luz, requiera estar replegado.

Vestir la puerta del tendedero con un estor enrollable

 

Si la única fuente de iluminación natural es la puerta del tendedero, situación desgraciadamente más frecuente de lo deseable, tendrás que conciliar el aprovechamiento de la luz con la ocultación de los cachivaches o de la ropa tendida en el tendedero, y además pensar en un sistema que te permita la fácil apertura de esa puerta (estores con guías laterales, estor enrollable con espacio de repliegue, visillo con gusanillo,…)

 

 

 

¿Cocinas modernas o cocinas clásicas?

Evidentemente, la forma de vestir ventanas de cocina también viene condicionada por el estilo decorativo de la propia cocina o incluso de la zona de estar, si la cocina ésta integrada en la misma.

Aunque no conviene generalizar, y un mismo sistema de recubrimiento de una ventana, dependiendo de cómo se utilice, puede encajar tanto en cocinas modernas como clásicas, a continuación te voy a enseñar diversas fotografías que ilustran cómo vestir ventanas de cocina de estilo más clásico y de estilo más moderno.

¿Cómo vestir ventanas de cocina de forma clásica?

Hay múltiples posibilidades para vestir ventanas de cocina de forma clásica, pero todas ellas tienen en común la intención de que la ventana no pase desapercibida, sino que se convierta en un elemento decorativo en sí mismo. Para ello, cobran un especial protagonismo los tejidos elegidos y en algunos casos, la forma de confeccionar y de disponer el visillo o el estor en las ventanas.

A continuación te enseño dos ejemplos en los que los tejidos de los estores se convierten en auténticos protagonistas de la cocina, y se coordinan con el tejido de las banquetas tapizadas o con el de los cojines del banco de carpintería del pequeño comedor integrado en la cocina.

 

Vestir una ventana de cocina con un estor paqueto estampado

 

Vestir ventanas de cocina con estores plegables

 

Como te decía anteriormente, hay algunos casos en los que el protagonismo de las ventanas no sólo reside en el tejido, sino en el arreglo textil completo, es decir en la originalidad de la confección y en la forma de disponerla sobre la ventana.  Particularmente, cuando el arreglo textil se sale de lo normal, prefiero que la confección base sea tipo visillo, antes que tipo estor, ya que de esta manera es más fácil que el resultado final quede natural y no excesivamente sofisticado. Este recurso decorativo es muy adecuado para cocinas de estética vintage, como la que te muestro en la fotografía siguiente.

 

Vestir ventanas de cocina vintage

 

¿Cómo vestir ventanas de cocina de estética moderna?

También en este caso existen múltiples posibilidades a tu alcance, y quizás lo que comparten  todas ellas, en contraposición a las ventanas vestidas de forma clásica, es la intención de que la ventana quede integrada en el resto de la cocina, sin focalizar especialmente la atención.

Los estores enrollables blancos, son sin duda una solución muy utilizada para este tipo decoración, pero ten en cuenta que la gama de tejidos en la que es posible confeccionar estores enrollables ha crecido muchísimo, por lo que también puedes elegir estores enrollables en diferentes colores, estampados o texturas.

 

Estores enrollables estampados

 

Las cortinas plisadas o cortinas duette (o de panal de abeja), con posibilidad de doble apertura, hacia arriba, hacia abajo o en ambos sentidos, también son un sistema de estética muy moderna. No obstante, personalmente, no me parecen la opción más práctica para una cocina, ya que no es fácil su limpieza frecuente.

 

Ventanas de cocina con cortinas plisadas

Cortinas plisadas con doble apertura

 

Las persianas venecianas combinan su estética moderna con su gran capacidad para regular la luz solar, pero de nuevo, resultan incómodas de limpiar, al tener que ir lama por lama. Una posible solución, son las persianas venecianas embutidas dentro de la hoja de cristal de la ventana, como las de la fotografía siguiente. Al estar protegidas dentro del cristal no acumulan ni polvo ni grasa, aunque son mucho más caras y requieren la instalación de un cerco y una hoja especial.

 

Vestir ventanas de cocina con persianas venecianas

 

Por último, si te gusta la sencillez estética de las soluciones que te acabo de describir, pero prefieres utilizar un tejido tradicional, susceptible de lavado en casa, una buena idea puede ser utilizar un estor plegable con una o varias telas lisas, y con toppings metálicos o imitación a madera, que delimiten horizontalmente el estor al tiempo que le aportan un toque original.

 

Vestir ventanas de cocina con estores plegables con toppings

 

Para terminar: Vestir ventanas de cocina es un ejercicio de creatividad

Las ventanas de la cocina, como las ventanas de las habitaciones infantiles, son las que admiten más libertad de diseños, más colores y, en definitiva, más creatividad, a la hora de ser decoradas.

Muchas veces, la solución más sencilla tiene un efecto sorprendente, como te muestro en la última fotografía seleccionada para este artículo, en la que la pequeña ventana de esta cocina se ha vestido únicamente con un simple bandó fruncido, que permite abrir con toda comodidad la ventana y encaja estupendamente con la decoración vintage de la cocina.

 Ventana de cocina vintage con bandó

 

Espero que este artículo sobre cómo vestir ventanas de cocina te haya dado ideas para decorar las ventanas de tu cocina y convertir esta pieza tan especial de tu casa en un espacio acogedor y lleno de energía.

Si te animas a pasar a la acción, y quieres curiosear telas y recibir sugerencias de confección, estaremos encantados de recibirte en entrecolores, nuestra tienda de decoración y reformas en Alcobendas, concretamente en el Pº de la Chopera 190, o que nos contactes por teléfono o correo.

Por favor, tráete o envíanos varias fotos de las ventanas de tu cocina, para que podamos personalizar la solución a tus necesidades concretas.

 

 ¿Crees que vestir ventanas de cocina es un ejercicio de creatividad que merece la pena?. Si la respuesta es positiva y te ha gustado mi explicación, por favor comparte este post en tus redes sociales favoritas. Gracias!!!

CÓMO ORDENAR LA CASA DE FORMA DEFINITIVA

El poder transformador del orden: en tu casa y en tu vida


Al ser entrecolores una tienda-estudio dedicada a la reforma y decoración de espacios, una preocupación frecuente que nos transmiten nuestros clientes es de qué forma pueden ordenar la casa para que muestre una apariencia semejante a las casas que aparecen en las revistas, llenas de armonía y equilibrio.

Efectivamente, nuestros clientes están en lo cierto, el orden es el factor esencial para que el mobiliario y la decoración de una vivienda adquieran vida, y lo que es más importante, tiene un impacto tremendo en nuestro bienestar.

Si tú también compartes la preocupación del desorden y el deseo de solucionarlo de forma definitiva, te recomiendo que leas este artículo, en el que voy a compartir contigo el método KonMari, de la japonesa Marie Kondo.

Esta experta en organización se ha hecho mundialmente famosa y ha vendido millones de copias de su libro “La magia del orden”, en el que no sólo da unas pautas claras y sencillas para ordenar la casa de forma definitiva, sino que además aplica el enfoque de la filosofía oriental, el feng shui y el coaching inspiracional, para hacernos entender el impacto tan profundo y tan beneficioso que el orden en casa tiene en el resto de aspectos de nuestra vida.

 

¿Por qué el método KonMari permite ordenar la casa de forma definitiva?

El mayor secreto del éxito a la hora de ordenar la casa es organizar todo de un tirón, y no poco a poco, ya que de esta forma conseguirás unos resultados tan tangibles y tan inmediatos que tu mentalidad cambiará drásticamente, lo que tendrá un impacto profundo en tus emociones  y tus hábitos y evitará el efecto rebote.

 

Las dos fases del método: Desechar y Ordenar

Este método implica actuar en dos fases:

  • Desechar, o lo que es lo mismo decidir qué es lo que se conserva y qué es lo que se elimina.
  • Ordenar, es decir, decidir dónde colocar lo que se decide conservar.

Es fundamental empezar desechando porque así tus posesiones se reducirán a la tercera o cuarta parte de las que tenías al principio, y será mucho más fácil decidir dónde deben ir las cosas que mantienes. Por el contrario, no importa cuánto te esfuerces por organizar ni lo efectivo que sea tu método de almacenamiento, si comienzas a guardar antes de eliminar el excedente, sufrirás un efecto rebote.

 

Desechar: Conserva sólo lo que te hace feliz

 La verdadera clave de ordenar la casa de forma definitiva es el ejercicio de desechar, que probablemente resulta mucho más difícil que la tarea de ordenar en sí.

Para facilitarte la tarea de desechar, Marie Kondo propone dos trucos:

 

Juntar todas las cosas de una misma categoría en un único lugar

De esta forma tomarás verdadera conciencia de la cantidad de cosas que tienes, ya que normalmente guardamos cosas de una misma categoría (ropa, libros, documentos…) en varios lugares (varios armarios, varias estanterías, etc.) lo que nos dificulta hacernos una idea real de la cantidad de pertenencias que poseemos (por lo general, más del doble de lo que creemos).

 

Ir cogiendo objeto a objeto en la mano y preguntarnos: ¿Esto me hace feliz?

Es fácil deshacerse de cosas cuando hay razones obvias para hacerlo (deterioradas, pasadas de modo, inservibles,…). Es mucho más difícil cuando no hay una razón apremiante. En realidad, debemos escoger lo que queremos guardar, no lo que queremos tirar.

La mejor forma de elegir qué guardar y qué desechar es sostener cada objeto en la mano y preguntarte: ”¿Esto me hace feliz?”. Cuando tocas una prenda de vestir u otra cosa, tu cuerpo reacciona. Su respuesta a cada objeto es diferente.

La razón por la que la mejor forma de elegir es sostener cada objeto en la mano, es porque las cosas ocultas a la vista están como dormidas. Esto dificulta mucho decidir si inspiran alegría o no. Al exponerlas a la luz del día y reavivarlas es mucho más fácil decidir si tocan nuestro corazón o no.

En cualquier caso, el proceso de decidir lo que nos produce verdadera alegría y lo que no, no resulta igual de sencillo para unas cosas que para otras. La ropa es lo más fácil, pues su valor de rareza es extremadamente bajo. En sentido contrario, las fotografías y las cartas no sólo tienen un alto valor sentimental, sino que son únicas, por lo tanto deben dejarse para el final.

La mejor secuencia para ir afinando progresivamente nuestro criterio de descarte, es empezar por la ropa, luego los libros, los papeles, los objetos varios y por último los objetos y recuerdos sentimentales. Este orden también ha demostrado ser el más eficiente en cuanto al nivel de dificultad para la posterior tarea de almacenamiento.

Mientras pones tu casa en orden y reduces tus posesiones verás cuáles son tus valores auténticos valores. Deshacerse de cosas no implica perder las experiencias del pasado ni tu identidad. Por medio del proceso para seleccionar las cosas que te inspiran alegría podrás identificar con precisión lo que amas y lo que necesitas.

 

Ordenar: Un lugar para cada cosa

La razón de que cada objeto deba tener un lugar es porque la existencia de un objeto sin un sitio propio multiplica las posibilidades de que tu espacio vuelva a desordenarse. Decide dónde van tus cosas y, cuando termines de usarlas, ponlas ahí.

A su vez, nuestra capacidad para evitar el exceso depende de la capacidad para simplificar el almacenamiento, de modo que puedas saber de un simple vistazo las cosas que tienes. Por eso, debes guardar todos los objetos del mismo tipo en el mismo lugar, sin dispersar los espacios de almacenamiento. Ten en cuenta los siguientes trucos:

 

Busca sitios en los que sea fácil guardar las cosas

No te preocupes por encontrar sitios que faciliten el “plan de circulación” o que respondan a la “frecuencia de uso”, es decir, que estén centrados en reducir el esfuerzo para sacar las cosas. El desorden se produce por no poner las cosas en el lugar que les corresponde. Por lo tanto, al ordenar la casa céntrate en reducir el esfuerzo que se requiere para guardar las cosas, no el esfuerzo que se requiere para sacarlas.

 

Organiza las cosas de forma muy visual: Explora el almacenaje vertical

A poder ser, organiza el contenido de tus armarios de forma que localices de un vistazo dónde está cada objeto, tal como se ven los lomos de los libros en una estantería. En este sentido, Marie Kondo recomienda guardar las cosas de manera vertical, no horizontal, incluso la ropa. Para ello, en vez de doblarla para apilarla, necesitarás doblarla en más pliegues, para que quepa dentro de los cajones y adquiera la consistencia suficiente como para sostenerse verticalmente.

 

Cómo doblar la ropa para guardarla

Ordenar la ropa

 

Organiza las cosas por tipo de material y para cada miembro de la familia

En vez de dividir tus cosas en tipos detallados, divídelas según similitudes de material. Por ejemplo, “tela y similares”, “papel y similares” y “cosas que parecen eléctricas”, y elige un sitio para cada tipo. Si vives con tu familia, define claramente espacios de almacenamiento separados para cada miembro de la familia, ya que ésta es la forma de más efectiva para mantener el orden, puesto que cuando sientes que un espacio te pertenece personalmente, quieres mantener el orden.

 

¿Por qué ordenar la casa puede transformar drásticamente tu vida?

 La forma de ordenar la casa propuesta en el método KonMari, va más allá de obtener un resultado meramente visual, por muy agradable que éste sea.

La propia esencia del método, consistente en desprenderse de todo lo superfluo una vez que se ha tomado conciencia de los objetos que realmente nos hacen felices, redunda en un impacto mucho más profundo, con los efectos que te cuento a continuación.

1. Ordenar la casa desechando es una forma de entender lo que realmente nos gusta

Nuestras pertenencias relatan con gran fidelidad la historia de las decisiones que hemos tomado en la vida.

 

2. Ordenar la casa desechando entrena tu capacidad para tomar decisiones

Uno de los efectos mágicos de la organización es la confianza en tu capacidad para tomar decisiones. Organizar significa coger cada objeto en la mano, preguntarte si te inspira alegría y decidir si lo conservas o no. Al repetir este proceso cientos de veces, afinamos de manera natural nuestras habilidades para tomar decisiones.

 

3. Ordenar la casa desechando te empuja a disfrutar del momento presente

Si indagamos las razones de por qué no nos desprendemos de algo, solo encontramos dos: apego al pasado o ansiedad por el futuro. Es importante que entiendas tu patrón de posesión porque es una expresión de los valores que guían tu vida. La pregunta de qué quieres poseer es la pregunta de cómo quieres vivir tu vida.

 

Cuando uno u otro de estos patrones nos dificultan deshacernos de cosas, no podemos ver lo que de verdad necesitamos ahora, en este momento. No estamos seguros de qué nos satisfaría o qué buscamos. Como resultado, incrementamos nuestras posesiones innecesarias, nos enterramos física y mentalmente bajo cosas superfluas. La mejor manera de descubrir lo que realmente necesitamos es deshacernos de lo que no necesitamos.

 

4. Tener la casa ordenada de manera permanente influye positivamente en ti

 Cuando ponemos nuestra casa en orden, el aire en su interior se vuelve fresco y limpio. Al reducir la cantidad de cosas en nuestro espacio también disminuimos la cantidad de polvo y, en realidad, limpiamos con más frecuencia. Como se ha eliminado el desorden, es mucho más fácil limpiar y, por lo tanto, lo hacemos más a conciencia.

Pero la razón principal de que la organización de espacios tenga efectos beneficiosos es que produce satisfacción. Se reducen los deseos mundanos y desparecen los impulsos de comprar o comer compulsivamente como intentos de aliviar el estrés.

 


 

Aunque este artículo, sobre cómo ordenar la casa de forma definitiva, se sale de la temática normal del resto de nuestros artículos, centrados en decoración y reformas, he pensado que te podía resultar útil e interesante, igual que lo ha sido para mí descubrir el método de organización KonMari.

 

¡Ojalá te inspire para vivir en el estado más natural posible, y a disfrutar al máximo de tu hogar!. Si crees que  desde entrecolores, nuestra tienda de decoración y reformas en Alcobendas, en el Pº de la Chopera 190, te podemos ayudar en la renovación de tu hogar, no dudes en visitarnos o contactarnos por teléfono o correo.

 

¿Piensas que el método KonMari para ordenar la casa te puede aportar algo?. Si la respuesta es positiva y te ha gustado mi explicación, por favor comparte este post en tus redes sociales favoritas. Gracias!!!