FELPUDOS METÁLICOS: LO MEJOR PARA EDIFICIOS CON MUCHO PASO

La mayoría de la suciedad que se introduce en un edificio, entra a través de los zapatos de las personas que transitan por él. Por eso, invertir en un buen felpudo que retenga gran parte de esta suciedad, y de la humedad transportada, evitando manchas antiestéticas y el riesgo de caídas por deslizamiento, y que proteja el pavimento de la abrasión y el desgaste provocados por las partículas arrastradas en los zapatos, es una inversión sumamente inteligente.

Si además el felpudo es de estética moderna y atractiva, puede admitir las medidas y las formas que se desee y es fácil de transportar, de instalar y, posteriormente, de limpiar, parece que no hay mucho que pensar… ¿no?

Bueno, pues estas son las características que reúnen los felpudos metálicos con sistema de clic, de los que te voy a hablar en este artículo, y que aunque son una opción perfecta como felpudos para viviendas unifamiliares, o felpudos para portales de comunidades de vecinos, cuando realmente muestran al máximo todo su potencial es cuando se utilizan como felpudos para edificios con mucho tránsito, como colegios, hospitales, hoteles, oficinas, centros comerciales o edificios industriales.

¿En qué consisten los felpudos metálicos?

Los felpudos metálicos con sistema de clic están formados por perfiles de aluminio en los que se insertan tiras de moqueta, plástico o de cepillo, disponibles en diversos colores. La acción combinada del aluminio estriado, que actúa desprendiendo la suciedad transportada en la suela de los zapatos, y del material elegido para las tiras, consigue un efecto anti-suciedad que preserva la limpieza interior de los edificios.

 

Detalle de felpudo metálico ancho

 

Los perfiles de aluminio pueden ser de diferentes anchuras, dependiendo del efecto estético que se quiera conseguir según se vea mayor o menor proporción de aluminio. Por ejemplo, si el perfil es de 33 mm de ancho, en cada metro lineal entran 30 perfiles y se ve más aluminio que si el perfil es de 69 mm de ancho, en cuyo caso entran sólo 14 perfiles por cada metro lineal y prevalece claramente a la vista la  moqueta, el plástico o el cepillo insertado dentro de los perfiles.

Las bandas de moqueta o acabado textil, están compuestas de polipropileno, que son las vendidas mayoritariamente, o de poliamida. Ambas tienen gran resistencia al desgaste y desprenden energéticamente la suciedad de los zapatos. No se ensucian fácilmente y no se alteran con la humedad, teniendo la poliamida todavía mayor capacidad de absorción, tanto de polvo como de humedad, que el polipropileno. A pesar de su resistencia, no es recomendable instalar felpudos metálicos con bandas de moqueta a la intemperie, a menos que estén protegidos parcialmente por un porche o voladizo, ya que al empaparse con lluvia generarían salpicaduras al pasar sobre ellos.

Tanto el acabado plástico como el acabado de cepillo son los más idóneos para exterior. En el caso de zonas con nieve o con abundancia de polvo, es aconsejable el acabado de cepillo por la acción de arrastre que ejerce en la suela de los zapatos. Y en áreas de gran suciedad, puede resultar conveniente la combinación en un único felpudo de distintos acabados, de plástico o de cepillo en la zona más exterior y de moqueta en el interior, para optimizar el proceso de limpieza.

¿Cómo se instalan los felpudos metálicos con sistema de clic?

Los felpudos metálicos con sistema de clic son muy fáciles de instalar debido precisamente al sistema de clic, que permite ensamblar el número de perfiles que se desee en el mismo momento de la instalación, sin necesidad de que el felpudo venga de una sola pieza o de varias, ya de fábrica. Esto abarata los costes de transporte y de instalación, y da mucha flexibilidad, en cuanto a las medidas y a la forma de la superficie, pudiendo ser instalados en lugares difíciles como rampas, puertas automáticas o giratorias, entre mamparas o cristales, por debajo de zócalos, o incluso en escaleras.

 

Felpudo metálico entre paneles de vidrio en edificio de oficinas

 

Se instalan sobre unas cintas de foam cuya función es impedir el movimiento lateral de los perfiles y que se colocan a modo de rastreles con la cara adhesiva hacia arriba, en contacto con los perfiles de aluminio, y en dirección perpendicular a ellos.

Felpudo metálico sobre suelo laminado en tiendaLos felpudos metálicos con sistema de clic se pueden colocar sobre el pavimento o encastrados en el mismo, independientemente del grosor del pavimento. Esto es posible porque sus perfiles se fabrican con varias alturas, 9 mm, 17 mm y 22 mm, reservándose la altura más pequeña para los perfiles colocados en superficie o insertados en suelos laminados, y los intermedios o los de más altura, para suelos cerámicos, de mármol o de granito, en los que es posible realizar un foso. En el caso de instalación en foso, la superficie interior de éste debe estar lisa y uniforme, para lo que es recomendable utilizar pasta autonivelante.

Si el felpudo metálico se instala en el exterior y se quiere evitar el riesgo de sustracción, se puede atornillar al suelo. Para ello sólo hay que levantar parcialmente las bandas de moqueta, plástico o cepillo, y taladrar los perfiles. Posteriormente se atornillan y se cubren los tornillos por las bandas levantadas, fijándolas con unas gotas de adhesivo.

Detalle de felpudo metálico con remates

 

Como remate final de la instalación, se pueden utilizar los accesorios que existen para enmarcar los felpudos, instalarlos en superficie con rampa o encastrarlos. Incluso, si se quiere obtener un toque extra de sofisticación, se pueden instalar unas bandas perimetrales de plástico translúcido bajo las que se pueden alojar tiras luminosas para iluminación led.

 

 

¿Cómo se realiza la limpieza y mantenimiento de los felpudos metálicos?

Los felpudos metálicos de sistema clic se limpian simplemente por aspiración y a diferencia de otro tipo de felpudos, no es necesario levantarlos, porque la suciedad no atraviesa los perfiles.

En caso de manchas, se puede realizar limpieza in situ con productos detergentes corrientes, y si pasado el tiempo, alguna de las tiras está especialmente deteriorada, puede ser reemplazada con facilidad, retirándola del perfil y sustituyéndola por otra nueva.

¿En qué medidas se pueden fabricar los felpudos metálicos con sistema clic?

Los felpudos metálicos de sistema clic se fabrican en un ancho de 4,5 m, pero pueden alcanzar cualquier medida de longitud gracias a su sistema clic, que permite añadir un número ilimitado de perfiles. Esta característica, junto a su gran resistencia, los hace muy apropiados para grandes superficies, evitando empalmes antiestéticos que con el tiempo se convierten en el punto débil de otro tipo de felpudos.

Dicho lo anterior, cuanto mayor sea el tamaño del felpudo, mayor será la suciedad retenida, por lo que a efectos prácticos se recomienda una longitud mínima del felpudo de 1,5 m en el sentido de la marcha, para asegurar el contacto con los zapatos.

 

Felpudo metálico encastrado en portal de Comunidad de Vecinos

 

Si quieres ampliar la información o te interesa ver muestras físicas de los felpudos metálicos con sistema clic, estaremos encantados de recibirte en nuestra tienda-estudio de entrecolores, en el Pº de la Chopera 190 de Alcobendas, o que nos contactes por teléfono o correo. Te podemos asesorar para que encuentres el mejor felpudo para el portal de tu comunidad de vecinos, la entrada a tu vivienda unifamiliar, o el vestíbulo del edificio de oficinas o edificio público del que eres responsable.

Y ya que te he hablado de los felpudos metálicos como la mejor opción para edificios con mucho paso, acabo este artículo con una de las frases inspiradoras del maestro chino Lao Tsé, que parece venida al caso: “Es fácil borrar las huellas, pero difícil es caminar sin pisar el suelo”.

 

¿Compartes mi opinión sobre los felpudos metálicos con sistema clic? Si la respuesta es positiva y te ha gustado mi explicación, por favor comparte este post en tus redes sociales favoritas. Gracias!!!

COCINAS ABIERTAS AL SALÓN: ¿ALGO MÁS QUE UNA MODA?

Es un hecho que las cocinas abiertas al salón cada vez son más utilizadas. Si bien podemos pensar que esto es consecuencia de la necesidad de optimizar el espacio o la luz natural, en pisos nuevos de superficie reducida o en pisos antiguos reformados, con pocos ventanales, lo cierto es que las cocinas abiertas van ligadas a un nuevo estilo de vida y ya se utilizan incluso cuando la superficie disponible es amplia, simplemente por comodidad. Por eso, yo creo que las cocinas abiertas al salón han venido para quedarse y son algo más que una moda pasajera, tal y como te explicaré en este artículo.

¿Te apetecería a ti tener una cocina abierta o integrada en tu salón?. Si es así, espero que los consejos que te doy a continuación te ayuden a visualizar el tipo de cocina que mejor se adapta a tu casa y empieces a pensar seriamente en el tipo de reforma que tienes que llevar a cabo para hacer tu sueño realidad.

 

Una cocina abierta al salón es una cocina para socializar

Como te decía al principio de este artículo, en mi opinión la verdadera razón que justifica la proliferación de las cocinas abiertas al salón es el cambio de estilo de vida de la sociedad moderna.

Por una parte, el tamaño de las familias se ha reducido mucho, siendo cada vez más numerosos las familias monoparentales o los singles que viven solos, por lo que ahora se cocina para muchas menos personas que años atrás.

Por otra parte, la escasez del tiempo disponible nos lleva a que cada vez tendamos más a simplificar la elaboración de nuestras comidas y/o a comer fuera de casa, con lo que la mayoría de las familias no requieren tanto espacio de almacenaje en sus cocinas.

Y para terminar, la cocina se está convirtiendo en una actividad de ocio, ya que al no preparar necesariamente todas las comidas en casa, sino esporádicamente, cocinar ya no se ve como una actividad obligatoria. Por eso, cuando decidimos cocinar, lo disfrutamos, e incluso en muchos casos lo compartimos con amigos o familiares. Y es aquí, donde las cocinas integradas en el salón, al estilo de las family rooms americanas, despliegan todo su encanto, puesto que permiten que la persona o personas que estén cocinando compartan conversación con el resto de personas que están en el salón.

 

Tres ambientes que delimitar y que integrar: cocina, comedor y salón

El reto de los espacios multifuncionales, es encontrar una distribución y una decoración que encuentre el equilibrio entre delimitar sus diferentes usos, en este caso cocina, comedor y salón, y a la vez consiga una transición ordenada y armoniosa entre los mismos, de forma que el espacio único resultante tenga una personalidad unitaria.

Un ejemplo muy claro de este equilibrio entre delimitación e integración de espacios, es el que te muestro en la siguiente fotografía. Si bien posteriormente profundizaré en muchos de los aspectos que se ponen de manifiesto en este espacio integrado, merece la pena que analicemos las claves de un resultado tan conseguido:

 

Cocina comedor y salón en un único espacio

 

  • El uso de un pavimento continuo, y de una gama cromática uniforme, blancos y grises con pinceladas de azul, integra visualmente los espacios.
  • Sin embargo, en la zona de cocina se han utilizado dos recursos muy efectivos para conseguir su delimitación. Por una parte, se ha utilizado un falso techo más bajo que el del resto del salón y comedor, y además se ha pintado en azul. Por otra parte, se ha creado una falsa viga adosada al pilar existente, que crea un dintel de entrada a la zona de cocina desde la de comedor, y que sirve para enmarcar el falso techo.
  • La cocina, está abierta tanto a la zona de salón, como a la zona de comedor. Se comunica con la zona de salón a través del lineal de mobiliario bajo en el que se haya encastrado el fregadero y se comunica con la zona de comedor a través del dintel abierto al que aludía anteriormente.
  • Las lámparas colgantes sobre el lineal de mobiliario bajo, a la vez que contribuyen visualmente a la delimitación de los espacios, consiguen una transición muy armoniosa entre el salón y la cocina debido a su cálida luz y a su estética. Por otro lado, parte del mobiliario de almacenaje de la cocina se prolonga en la zona de comedor, actuando como muebles vajilleros y de apoyo, lo que resulta estética y funcionalmente muy acertado.

¿Cocinas abiertas al salón o semi-abiertas?

Lógicamente, el grado de apertura o de integración de las cocinas en el resto del espacio, no es siempre el mismo, dependiendo sobre todo de la configuración física del espacio.

Así, podemos encontrar cocinas totalmente abiertas, o cocinas semi-abiertas, siendo estas últimas las que se encuentran en algún remetido del espacio, y quedan conectadas con el resto de la superficie sólo por un lateral.

Para entender estas diferencias, te propongo que analicemos conjuntamente las dos siguientes fotografías:

 

 

Cocina retro totalmente integrada en el salónEsta cocina está totalmente integrada en el salón y sin embargo su mobiliario es claramente de cocina y muchos de los utensilios de cocina se hayan a la vista, a diferencia de lo que suele ser habitual en estos casos, utilizando muebles mucho más asépticos y con capacidad de almacenaje para ocultar vajilla y utensilios y transmitir orden.

A pesar de ello, el ambiente, de estética retro, está lleno de encanto y de energía, y parece invitar a compartir la actividad de cocinar. En mi opinión, son tres los elementos que consiguen este resultado: la personalidad de los electrodomésticos de acero inoxidable y grandes dimensiones (sobre todo del frigorífico y la campana extractora), el uso de la gran isla central como mesa de comedor, a la vez que se utiliza como espacio para almacenaje, y sobre todo, la presencia del ladrillo visto y de la baldosa hidráulica en las dos paredes en “L”  y en el suelo, que sirven de apoyo al mobiliario de la cocina.

 

Cocina blanca sin tiradores abierta al salón

 

Esta cocina es un ejemplo de cocina semi-abierta al salón, ya que sólo está conectada con éste por la vuelta de la encimera, que tiene anchura suficiente como para funcionar como mesa de comedor o al menos, mesa de desayunos. Llamo tu atención sobre el falso techo creado para empotrar los focos halógenos y delimitar el espacio, y sobre la pared de ladrillo, que ya “envuelve” a la mesa de desayunos y que se ha separado del resto de la pared de la cocina mediante un falso pilar que actúa como transición perfecta entre ambos tratamientos de la pared.

 

¿Cuál es el mejor tratamiento para el suelo y las paredes de las cocinas abiertas?

Lo esencial no es tanto mantener la uniformidad de los materiales utilizados, como garantizar una correcta armonización de los mismos, poniendo cuidado en la transición entre materiales distintos, tal y como se pone de manifiesto en la fotografía anterior.

En relación al suelo, una opción  muy extendida en la actualidad es utilizar el mismo tipo de pavimento en todas las zonas. Esto ya es posible no sólo con pavimentos de gres porcelánico, u hormigón pulido, sino también con suelos de madera tratados contra la humedad o suelos sintéticos laminados imitación de madera. En todo caso, siempre puedes utilizar, para obtener una protección extra en la zona de cocción o de fregadero, alfombrillas de cocina, ya sean textiles o vinílicas.

 

Cocina clásica abierta al salón

 

Si por el contrario, prefieres un suelo más resistente para la zona de cocina, una tendencia que gana enteros por momentos es delimitar dicha zona con baldosa hidráulica, consiguiendo la apariencia visual de una alfombra que combina perfectamente con el resto del pavimento, sin crear distorsiones, tal y como puedes apreciar en la siguiente fotografía.

 

Cocina retro abierta en Loft con baldosa hidráulica

 

En cuanto al tratamiento de las paredes, lo más frecuente suele ser utilizar un material distinto de la pintura en la zona de cocina, a diferencia del resto del salón comedor, pero o bien manteniendo la unidad cromática o buscando un claro contraste de texturas.

En este sentido, te animo a ver todas las fotografías de este artículo para que compruebes diferentes opciones (azulejos o baldosines, retorno frontal en la pared del mismo material de la encimera, pintura protegida por vidrio, ladrillo, planchas de acero inoxidable, etc.). En el caso de utilizar pintura, ésta debe ser pintura plástica, para que resista la humedad y pueda ser limpiada.

¿Cómo deben ser el mobiliario y los electrodomésticos en las cocinas abiertas?

La tendencia más extendida en la actualidad es utilizar muebles de cocina de líneas modernas, lacados en blanco o en colores claros y sin tiradores, de forma que se integren perfectamente con el resto del mobiliario del salón y aporten luminosidad.

No obstante lo anterior, hay cocinas que quedan estupendamente con mobiliario más clásico, incluso rústico, o con mobiliario de estética industrial en acero inoxidable, tal y como puedes comprobar en algunas de las fotografías de este artículo.

Como elemento de separación entre la cocina y el comedor, es muy frecuente utilizar una pequeña barra o una parte de la encimera e incluso, en el caso de disponer de más espacio, una mini-isla que lo mismo puede servir como espacio de trabajo y almacenaje que como mesa de comedor.

 

Cocina integrada en el salón con gran isla central de roble

 

En cuanto a los electrodomésticos, hay dos opciones básicamente: panelarlos y que queden integrados completamente con el mobiliario, como en la fotografía principal de este artículo, o mantenerlos a la vista, en cuyo caso es importante que tengan un diseño bonito, normalmente en acero inoxidable.

De cualquier forma, es esencial invertir en buenos electrodomésticos que funcionen silenciosamente, y en el caso de la campana extractora, que además sea lo suficientemente potente para minimizar olores y humo.

La guinda final: Decoración e iluminación de las cocinas abiertas

Un hecho irrefutable es que las cocinas integradas en el salón tienen más visibilidad pública que las cocinas tradicionales, por lo que es importante mantenerlas lo más ordenadas posibles y que los pequeños electrodomésticos o utensilios que se mantengan a la vista, sean objetos de una estética cuidada.

Además, al estar integradas en el salón, admiten una mayor variedad de recursos decorativos, como jarrones, cuadros, fotografías, fotomurales, libros, etc., convirtiéndose en una prolongación de éste.

En cuanto a la iluminación, al margen de utilizar una iluminación general a base de halógenos o focos downligths empotrados en el falso techo, yo considero esencial utilizar lámparas colgantes de luz más cálida y estética depurada, que son ideales para conseguir a la vez una delimitación visual de los espacios y una transición natural entre los mismos.

 

Cocina negra brillo con fotomural urbano nocturno

 

Espero que este post te ayude a decidir si disponer de una cocina abierta al salón es una buena opción para ti o no. De cualquier forma, si haces caso a lo que decía Bernard Shaw, que “No hay amor más sincero que el amor a la comida”, estarás de acuerdo en la importancia que esta zona tiene dentro de tu hogar.

Si te animas a pasar a la acción, y reformar la cocina, estaremos encantados de recibirte en nuestra tienda-estudio de entrecolores, en el Pº de la Chopera 190 de Alcobendas, o que nos contactes por teléfono o correo. Te podemos dar un montón de ideas y facilitarte un presupuesto.

¿Crees que las cocinas abiertas al salón son algo más que una moda?. Si la respuesta es positiva y te ha gustado mi explicación, por favor comparte este post en tus redes sociales favoritas. Gracias!!!

RETAPIZAR SILLONES: LA MAGIA Y LA EXCLUSIVIDAD DE “LO ÚNICO”

Seguro que tú o algún familiar tuyo, tenéis algún sillón o pareja de sillones con un montón de años encima, desgastados y con apariencia decadente. Ya no te aportan nada, lo único que hacen es ocupar… El día menos pensado te los quitas de encima.

¡¡¡STOP!!! Antes de que te deshagas de ese sillón o pareja de sillones, me gustaría que leyeras este artículo. En él quiero mostrarte cómo retapizar sillones con una tapicería original y adecuada, no sólo es la vía para que puedan recobrar nueva vida, sino también para convertirlos en el foco de atracción del espacio en el que los coloques, aportando el toque de exclusividad de los objetos elaborados individualmente y con técnicas artesanales.

Empecemos por el principio:¿Merece siempre la pena retapizar sillones?

No es que quiera responder “a la gallega”, pero esta pregunta tiene diferentes respuestas en función del enfoque que apliques.

Si te quedas en un enfoque puramente económico,  tendrás que analizar si el valor del lo que vas a invertir, sumando el coste de la tapicería y de la mano de obra, sea tuya o de un tapicero profesional, es inferior al precio de comprar un nuevo sillón.

Si además del enfoque económico, tienes en cuenta el valor estético del sillón retapizado, probablemente te merezca la pena en la mayoría de los casos, ya que la tapicería que vas a elegir tú no tiene nada que ver con las tapicerías “de serie” que traen casi todos los sillones.

Taller de tapicería en AlcobendasEn cualquier caso, es bastante claro que merece la pena retapizar sillones con estructuras de madera vista, sobre todo si la madera está tallada. De hecho, cuanto más antiguos son los sillones más valiosa suele ser su estructura, y más espectacular el resultado que se puede conseguir, tal y como te muestro en la siguiente fotografía y en otras posteriores.

¿Cuáles son las telas más idóneas para retapizar sillones?

En general, una tela tapicera tiene que ser resistente al desgaste y poco deformable,  es decir, que  al tensarla no se produzcan aperturas en la trama del hilo. Lo ideal es que también esté tratada contra el fuego, las manchas y las arrugas.

Tapiceros profesionales en AlcobendasEn todo caso,  es importante que tengas en cuenta el uso que se va a hacer del sillón o butaca a retapizar. No es lo mismo que tapices una butaca para un recibidor, que apenas se va a utilizar, y por tanto admitirá una tela más delicada, que tapizar un sillón orejero para el cuarto de los niños o un rincón de lectura.

En este sentido, conviene que te fijes en la etiqueta del tejido y más específicamente en el número de ciclos de resistencia según el test de Martindale. Si el sillón va a ser sometido a un uso intenso conviene elegir una tapicería de 25.000 ciclos.  Para un uso normal valdrá con una tapicería con 15.000 ciclos, y si se va a utilizar poco, bastará con que la tapicería alcance los 10.000 ciclos.

Butaca tapizada para dormitorioEn cuanto a tipos de tejidos, los tejidos naturales como el terciopelo, la chenilla, la pana, la lona, o la loneta, el jacquard y el brocado, son muy buena opción, ya que mantienen las propiedades de las fibras  que los conforman (lino, algodón, viscosa…), aportando suavidad, frescura, y capacidad de transpiración, además de ser 100% renovables y biodegradables.

No obstante, la mezcla de fibras naturales con pequeñas proporciones de fibras sintéticas consigue tejidos más resistentes. En algunos casos los tejidos sintéticos incluso pueden reemplazar a ciertos tejidos naturales de elevado precio y poca resistencia al uso, como la seda natural.

Sillón descalzador tapizado con tela ikatEn lo que respecta al uso de telas lisas o estampadas, ambas pueden ser elecciones magníficas, como podrás comprobar en las diferentes fotografías que he seleccionado para este artículo.

Lógicamente los tejidos estampados pueden ser un poco más arriesgados, sobre todo cuando son multicolores o el tamaño de su dibujo es grande, pero utilizados con criterio pueden dar lugar a resultados únicos. No obstante, tienes que tener en cuenta que cuanto mayor sea el estampado de la tela más tela puede ser necesaria para cuadrar los motivos.

¿Qué pueden aportar tus sillones retapizados a los diferentes espacios de tu casa?

A continuación te voy a mostrar una selección de espacios en los que los sillones tapizados juegan un papel importante, aportándoles mucha personalidad:

 

Sillones tapizados en un rincón de lectura

Un rincón de lectura, sea grande o pequeño, se convierte en un espacio recoleto e íntimo con la mera presencia de un sillón tapizado con un tejido original.

Sillón tapizado Harlequín

 

 

El sillón de este rincón de lectura es de líneas muy sencillas pero de gran presencia decorativa gracias a su tapicería con estampado Harlequín, que armoniza perfectamente con la librería lacada.

 

 

Sillones tapizados en una zona de estar

Los sillones tapizados en zonas de estar pueden ser la solución idónea para ahorrar espacio, frente al uso de sofás, y también para romper la monotonía del conjunto de asientos.

En la fotografía principal de este artículo, podrás apreciar cómo la combinación de sofá, sillas y sillones, es acertadísima, consiguiendo una zona de tertulia pequeña, armoniosa y realmente atractiva, gracias a la combinación de formas de los asientos, texturas de sus tapicerías y contraste de colores.

Sillón moderno tapizado con tela vaquera

 

En este espacio reducido, el sillón tapizado en tela vaquera, y con un divertido capitoné con botones de diferentes colores, aporta un toque desenfadado y divertido, a la vez que encaja como un guante en el pequeño rincón disponible.

 

Sillones tapizados en un comedor

Si nos vamos al caso contrario, es decir, casas espaciosas que disponen de una zona de comedor con espacio suficiente, el conjunto de mesa y sillas adquirirá mucha más “importancia”, añadiendo sillones tapizados en los puestos de cabecera en lugar de continuar con el mismo tipo de sillas, tal y como puedes apreciar en la siguiente fotografía.

 

Sillones tapizados presidiendo mesa de comedor

 

Sillones tapizados en dormitorios

Disponer de un sillón tapizado o de una pequeña butaca tapizada en un dormitorio, resulta comodísimo, ya que los podemos utilizar para calzarnos, leer, apoyar objetos, etc.

 

Butaca descalzadora tapizada

 

En el caso de los dormitorios de bebés, es una opción magnífica para facilitar las tomas del bebé o dormirle, cuando se resiste a ello. Por supuesto, la elección de uno u otro modelo, dependerá del espacio disponible, pero no renuncies a ello antes de tiempo, porque hay sillones o butacas realmente compactos.

Sillón tapizado con reposapiés para habitación de bebé

 

Sillones tapizados en un recibidor

Una forma muy original de decorar tu recibidor y darle una personalidad totalmente diferente, es utilizar sillones tapizados. Una vez más, el espacio condicionará totalmente la elección, pero probablemente no tanto como a priori puede parecer, tal y como se demuestra en la fotografía contigua, en la que en un espacio mínimo se ha conseguido un recibidor exquisito e impactante gracias a la combinación de piezas únicas, entre las que se encuentra el pequeño sillón tapizado.

Sillón pequeño tapizado en recibidor

 

Sillones retapizados, con mucho protagonismo

He reservado este apartado para los sillones retapizados con telas llamativas, que se convierten en el foco de atención de cualquier espacio. Como podrás comprobar en todas las fotografías que he seleccionado, el resultado es único gracias al contraste existente entre la estructura de madera antigua de todos ellos y la modernidad de las telas utilizadas.

 

Pareja de sillones clásicos retapizados con terciopelo fucsia

 

La pareja de sillones antiguos tapizados en terciopelo fucsia de esta zona de estar, se integra perfectamente dentro del estilo de decoración clásico elegido, pero introduce un elemento de modernidad muy potente gracias a su color vibrante. El complemento perfecto son los pequeños cojines en estampado de cebra.

 

 

 

Sillón clásico tapizado con una combinación de tapicerías

 

 

Este sillón resulta único no sólo por los colores vibrantes de la tapicería elegida, y el tamaño de su motivo central, sino también por la combinación de una tela estampada con una tela lisa.

 

 

 

Sofá antiguo tapizado en tela de rayas multicolores

 

Este sofá vintage se ha transformado en una pieza insólita gracias a la tela estampada a rayas multicolores con la que se ha retapizado.

 

 

 

Para terminar, ¿sigues pensando en deshacerte de ese sillón antiguo?

Espero que este artículo te haya abierto posibilidades, en las que tal vez no habías caído, para reciclar ese sillón o butacas antiguos y convertirlos en piezas únicas que le den personalidad a tu hogar.

Como habrás podido comprobar a través de las fotografías de este artículo, conseguir un resultado perfecto no siempre es fácil, especialmente cuando la forma del sillón es complicada, o hay que casar estampados, o quieres utilizar capitoné, etc., por lo que te puede merecer la pena contactar con tapiceros profesionales que hagan un trabajo “para toda la vida”.

Tanto para ayudarte a elegir la tela o telas para retapizar, como, si lo deseas, para ponerte en manos de nuestro taller de tapicería, estaremos encantados de recibirte en nuestra tienda-estudio de entrecolores, en el Pº de la Chopera 190 de Alcobendas, o que nos contactes por teléfono o correo. Te podemos dar muchas más ideas, enseñarte y “dejarte tocar”, todas nuestras telas y tapicerías, que no sólo te tienen que enamorar por la vista, sino también por el tacto.

 

¿Ya estás pensando en cómo va a quedar tu sillón retapizado en ese rincón especial de tu casa? Si la respuesta es positiva y te ha gustado mi explicación, suscríbete para recibir nuestros artículos sobre temas de decoración y renovación de espacios. Gracias!!!